Cómo controlar la diabetes

Cómo controlar la diabetes

 

Aunque no existe cura para la diabetes, con estrategias de tratamiento y autocontrol, una persona puede vivir una vida larga y saludable.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. En los Estados Unidos, 1.5 millones de personas reciben un diagnóstico de diabetes cada año.

La diabetes también afecta a niños y adolescentes. Aproximadamente 193.000 personas menores de 20 años en el país han sido diagnosticadas con diabetes.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) señala en las directrices de 2017 que el autocontrol y la educación son aspectos cruciales de la atención diabética.

El autocontrol de la diabetes puede reducir los niveles de azúcar en sangre, el riesgo de mortalidad y los costes sanitarios, así como el peso en personas con exceso de peso.

En este artículo, discutimos estrategias que las personas con diabetes pueden usar todos los días para mejorar su salud.

Autocontrol

Las personas pueden autocontrolar su diabetes con un medidor de glucosa en sangre.

Dos indicadores importantes del control de la diabetes son los niveles de hemoglobina glicosilada y la glucosa en sangre. La medición de la hemoglobina glucosilada requiere un análisis de sangre en el consultorio de un médico, pero una persona puede medir su glucosa en sangre en casa.

Los médicos recomiendan que las personas que usan insulina verifiquen sus niveles de glucosa. La frecuencia correcta de estos chequeos varía de persona a persona, pero los médicos generalmente recomiendan monitorear los niveles antes y después de las comidas, a la hora de acostarse y antes de hacer ejercicio.

Las personas con diabetes que no están tomando insulina también deben revisar sus niveles de azúcar en la sangre. La automonitorización puede proporcionar información sobre los efectos de los cambios en la dieta, la actividad física y los medicamentos en los niveles de azúcar en la sangre.

Con un medidor de glucosa en sangre, una persona puede medir su nivel de azúcar en sangre en cualquier momento.

También hay monitores de glucosa continuos, que proporcionan información en tiempo real sobre los niveles de azúcar en la sangre. Estos miden automáticamente los niveles cada 5 minutos a través de un pequeño sensor insertado bajo la piel.

Cuando una persona lo usa apropiadamente, este tipo de tecnología puede mejorar los resultados de salud.

Un equipo de atención médica puede utilizar las lecturas de azúcar en sangre en el hogar para modificar los medicamentos, la nutrición y los planes de autocontrol.

 

Mantener un peso saludable

Es importante que las personas con diabetes o prediabetes logren y mantengan un peso saludable. Cuando los médicos vigilan de cerca el progreso de la pérdida de peso, es más probable que la persona logre sus objetivos.

Las investigaciones sugieren que, entre las personas con exceso de peso, una pérdida de peso modesta y constante puede ayudar a controlar la diabetes tipo 2 y a reducir el índice en el que la prediabetes se convierte en diabetes.

También anotaron que hacer ajustes en la dieta puede reducir los niveles de hemoglobina glucosilada entre un 0.3% y un 2% en adultos con diabetes tipo 2. La terapia nutricional también puede conducir a mejoras en la calidad de vida.

Para facilitar estos ajustes en el estilo de vida, la ADA recomienda consultar a un dietista certificado con experiencia en diabetes y control de peso.

Una visión general de los tipos y tratamientos de la diabetesHay muchas opciones de tratamiento para los distintos tipos de diabetes. Conozca más sobre ellos aquí.

Obtenga una buena nutrición

Seguir un plan de comidas puede ser uno de los aspectos más desafiantes del autocontrol de la diabetes. Desarrollar un plan con un dietista registrado que esté bien informado sobre la nutrición específica para la diabetes puede ayudar.

Para algunas personas, los cambios en la dieta por sí solos no son suficientes para controlar los niveles de azúcar en la sangre. La diabetes es una enfermedad progresiva, lo que significa que puede empeorar con el tiempo. La ADA recomienda el uso de una combinación de medicamentos y terapia nutricional para alcanzar los objetivos de azúcar en la sangre.

La base de la planificación de las comidas es el control de las porciones y el favoritismo de los alimentos saludables. El método de la placa de la diabetes es una herramienta diseñada para ayudar a las personas a controlar su consumo de calorías y carbohidratos.

Implica dividir mentalmente la placa en tres secciones. La mitad del plato debe contener vegetales sin almidón, una cuarta parte puede contener alimentos a base de granos y almidones, y la otra cuarta parte debe contener proteínas.

Haga ejercicio regularmente

El ejercicio regular puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Las investigaciones han demostrado que el ejercicio puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre, reducir los factores de riesgo cardiovasculares, promover la pérdida de peso y mejorar el bienestar.

Los investigadores detrás de un estudio encontraron que participar en un programa de ejercicio estructurado durante al menos 8 semanas redujo los niveles de hemoglobina glucosilada en un promedio de 0.66% en participantes con diabetes tipo 2.

La ADA recomienda hacer ejercicio durante al menos 10 minutos por sesión y hacer un total de al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.

Si una persona hace ejercicio todos los días – o no deja pasar más de 2 días entre entrenamientos – esto puede ayudar a reducir la resistencia a la insulina.

Los miembros de un equipo sanitario de diabetes pueden ayudar a desarrollar y adaptar un plan de ejercicio que sea seguro y eficaz.

Además de hacer ejercicio regularmente, es importante evitar pasar largos períodos en una posición sentada. Romper los períodos sedentarios cada 30 minutos puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre.

Deje de fumar

La ADA aconseja a todas las personas con prediabetes o diabetes que eviten los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos.

Las personas con diabetes que fuman tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, muerte prematura y complicaciones diabéticas, así como un menor control del azúcar en sangre, en comparación con las personas que no fuman.

 

Tomar medicamentos regularmente

Una persona debe tomar su medicación para la diabetes tal y como se le ha recetado para prevenir complicaciones adicionales.

La no adherencia es un término médico para no tomar medicamentos según lo prescrito.

Si una persona con diabetes no toma su medicamento como lo recomienda un médico, esto puede conducir a:

  • menores tasas de éxito en el logro de los objetivos clínicos
  • aumento de las complicaciones
  • mayor probabilidad de mortalidad temprana
  • aumento de los costos generales de atención médica

Una amplia gama de cuestiones puede contribuir a la falta de adherencia a los medicamentos. Algunos pueden estar relacionados con factores psicológicos, demográficos y sociales. Los elementos clave pueden incluir el costo del tratamiento y las dificultades con los proveedores de atención médica y el sistema de atención médica.

Las personas que tienen una buena red de apoyo son más propensas a tomar sus medicamentos tal como se los recetaron.

La duda sobre la gravedad de la diabetes y la eficacia de un plan de tratamiento puede impedir que una persona tome sus medicamentos, y esto puede conducir a complicaciones.

La no adherencia parece ser más común entre las personas que tienen enfermedades crónicas con síntomas que no son obvios. Además, los planes de tratamiento complejos pueden ser difíciles de seguir.

La calidad de la relación médico-paciente es a menudo un factor clave en el incumplimiento. Es importante que los médicos aborden las razones por las que una persona no sigue el plan de tratamiento.

Del mismo modo, es importante plantear las preocupaciones sobre el tratamiento de la diabetes con el médico, que puede ajustar el plan para ayudar a garantizar que se cumplan los objetivos y no se desarrollen complicaciones.

Los investigadores han estimado que el costo colectivo de la falta de adherencia a los medicamentos para la diabetes, la presión arterial alta y el colesterol alto en los Estados Unidos fue de $105.8 mil millones en el 2010.

Para llevar

La diabetes no es curable, pero una persona puede ayudar a controlarla en casa. Esto a menudo implica seguir planes de nutrición y medicación.

Para un mejor resultado, es importante dejar de fumar, y muchos programas están disponibles para ayudar.

Una persona con diabetes o prediabetes también debe estar físicamente activa y mantener un peso saludable. Un equipo de atención diabética puede ayudar a desarrollar y adaptar un plan de ejercicios.

Los medidores de glucosa en sangre y los monitores de glucosa continuos pueden ayudar a una persona a seguir su progreso y ver los efectos de las técnicas de autocontrol.

Deja un comentario