¿Conoces qué tipos de aditivos alimentarios existen?

Aditivos alimentarios

A estas alturas, ciertamente todos he oído hablar de Aditivos alimentarios. Así es, los alimentos que comemos no pueden considerarse totalmente frescos como frutas o verduras. La mayoría contienen componentes que prometen ser útiles para conservar los alimentos, pero que pueden afectar negativamente a nuestra salud.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Pueden definirse como conjunto de sustancias que son artificiales; por lo tanto, no se incluyen naturalmente en los alimentos. Se agregan para preservar, agregar, mejorar o modificar algunas de sus características.

Su principal objetivo es, sin duda, mantener los alimentos en las mejores condiciones durante el mayor tiempo posible. Y esto no es malo, porque un alimento que se estropea puede proliferar hongos y bacterias.

Aunque la mayoría de los aditivos alimentarios que conocemos hoy en día son sintéticos, la forma en que se conservan los alimentos es algo que ha existido desde la antigüedad. Nuestros antepasados ​​ya usaban sal, azúcar o dióxido de azufre para este propósito.

¿Cuáles son los tipos de aditivos alimentarios?

Atrás quedaron los días en que todo era natural y la mayoría de los conservantes y otros aditivos que conocemos hoy en día son sintéticos. Estos son los más destacados:

PRESERVATIVO

Es uno de los grupos de aditivos alimentarios más conocidos, y su función es mantiene los alimentos en buen estado evitando daños. Los más destacados son el sorbitol y el ácido benzoico, o algunos tipos de nitratos que se agregan a las salchichas y los productos de adobo.

Sabores

Estos aditivos alimentarios se agregan en varios alimentos para potenciar su aroma y aroma. Además de que los hace más atractivos para el consumidor. Los ingredientes en los que más se utilizan son la repostería, el vino o los cereales, algunos de los cuales parecen adictivos.

Tintes

Pueden ser sintéticos o naturales y tienen como objetivo mejorar el aspecto de los alimentos cambiando el color. Por tanto, su aroma no suele alterarse, pero su color se vuelve atractivo para el consumidor. Entre las características más naturales se encuentran la clorofila o el azafrán. En sintéticos, debemos mencionar la eritrosina o la tartrazina.

Antioxidantes

La oxidación es un proceso natural que hace que los alimentos cambien de color y sabor. Podríamos decir que es el paso previo a la putrefacción. Si bien es cierto que muchos alimentos contienen antioxidantes de forma natural, en muchos otros es necesario agregarlos para protegerlos de este proceso. Entre los antioxidantes más conocidos podemos mencionar el ácido L-ascórbico, el ácido láctico o el ácido cítrico.

Estabilizadores y espesantes

Cualquiera de ellos tiene la función de cambiar la textura de un alimento; tal vez para hacerlo más atractivo o simplemente más fácil de comer. Gracias a ellos podemos disfrutar de alimentos con textura gel o emulsionada. Pectina y sorbitol son las más utilizadas.

Almidón

Los almidones se utilizan para mezclar dos o más tipos de alimentos que no se pueden combinar solos.

Edulcorantes

Sin duda, este tipo de aditivo alimentario tiene como objetivo cambiar el sabor de los alimentos para darle un toque más dulce. Normalmente se utiliza como sustituto del azúcar de productos ligeros o para personas que padecen un determinado tipo de enfermedad. Los más conocidos son la sacarina y el aspartamo, aunque debido a la mala fama de este último, la stevia se está utilizando cada vez más. Es un edulcorante natural que no es perjudicial para la salud.

Amplificador de sabor

Debido a este tipo de aditivos alimentarios, hay alimentos que contienen mucho más sabor del que tendrían naturalmente. El ácido L-glutámico es el más utilizado, aunque existen otros en el mercado.

Aunque muchos de estos aditivos no son perjudiciales para la salud, le recomendamos que lea las etiquetas de los alimentos y fomente el consumo de alimentos frescos en su vida para mantener una buena salud. Una dieta saludable, junto con un poco de ejercicio, es la única forma de sentirse bien por dentro y por fuera.

Si quieres estar al día con información más valiosa como esta o necesitas ayuda para cambiar tus hábitos, síguenos en nuestras redes sociales: YouTube, Facebook e Instagram.

Califica este articulo

Deja un comentario