Demasiada grasa en la dieta del cerebro puede afectar la salud mental

Demasiada grasa en la dieta del cerebro puede afectar la salud mental

Las personas con obesidad a menudo también son propensas a desarrollar depresión, pero los mecanismos en juego aún no están claros. Una nueva investigación en ratones podría explicar lo que sucede en los cerebros de los individuos que tienen una dieta alta en grasas.
image of burger and fries

¿Cómo podría afectar la salud mental una dieta rica en grasas?

Muchos estudios – incluyendo uno que Medical News Today cubrió en noviembre del año pasado – han encontrado que las personas con obesidad están en mayor riesgo de depresión.

Hasta ahora, sin embargo, no ha quedado claro exactamente por qué es así, ni qué mecanismos biológicos podrían conducir a la depresión relacionada con la obesidad.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Glasgow en el Reino Unido y de los Institutos Gladstone, en San Francisco, California, ha estudiado recientemente cómo comer una dieta alta en grasas saturadas podría hacer que la depresión sea más probable, usando modelos de ratones para hacerlo.

Los investigadores, dirigidos por el profesor George Baillie, de la Universidad de Glasgow, señalan que se trata de un tema de investigación particularmente importante, ya que la depresión relacionada con la obesidad parece ocurrir a través de mecanismos diferentes a la depresión en individuos que de otro modo estarían sanos.

En su documento de estudio, que aparece en la revista Translational Psychiatry, el equipo de investigación explica que muchas personas con obesidad y depresión, que los médicos tratan con antidepresivos regulares, no ven ningún beneficio en el tratamiento.

Al mismo tiempo, las personas con obesidad y depresión tampoco experimentan algunos de los efectos secundarios que las personas típicamente asocian con esos antidepresivos, como un mayor aumento de peso.

“En comparación con los pacientes de peso corporal normal, los pacientes obesos y con sobrepeso mostraron una respuesta sustancialmente más lenta al tratamiento con antidepresivos, menos mejoras en la neuroendocrinología y el procesamiento cognitivo, y menos aumento de peso inducido por los antidepresivos”, escriben los investigadores.

Ácidos grasos y señales cerebrales

Entonces, ¿qué sucede en los cerebros de las personas que tienen sobrepeso u obesidad que las hace más susceptibles a la depresión?

Para tener una idea básica, el equipo de investigación llevó a cabo un estudio preliminar en modelos de ratones a los que los científicos alimentaron con una dieta alta en grasas, que contiene hasta un 60% de grasas saturadas e insaturadas.

Los cerebros de los mamíferos, incluidos los humanos, en realidad necesitan ciertos ácidos grasos, como el omega-3, para funcionar correctamente. El cuerpo humano, en particular, no puede sintetizar los ácidos grasos por sí solo, por lo que necesita absorber estos nutrientes de los alimentos.

Sin embargo, no todos los ácidos grasos son tan saludables, y la sobreacumulación de ácidos grasos en el cuerpo puede causar problemas de salud.
¿Tenemos una idea equivocada acerca de la obesidad global $0027epidemia$0027? un nuevo e importante estudio explica las tendencias actuales de la obesidad global y sus hallazgos son inesperados.

En el estudio actual, los investigadores observaron cómo se acumulaban los ácidos grasos en los cerebros de los ratones que consumían una dieta alta en grasas, y si estas sustancias afectaban los mecanismos que los científicos relacionan con la salud mental y los cambios en el comportamiento consistentes con la presencia de depresión.

Muy pronto, el equipo encontró que los ratones en sus estudios experimentaron un influjo de ácido palmítico a una región del cerebro conocida como el hipotálamo, que regula la liberación de varias hormonas en el torrente sanguíneo.

El ácido palmítico es un ácido graso saturado común que está presente en muchos alimentos e ingredientes diferentes, incluyendo aceite de palma y de oliva, queso, mantequilla, margarina y algunos productos cárnicos.

Según investigaciones anteriores, este ácido graso puede explicar la relación entre la obesidad y un mayor riesgo de problemas cardiovasculares.

A través del estudio actual, los investigadores han descubierto otra función: parece que los altos niveles de ácido palmítico en el hipotálamo alteran una vía de señalización que los investigadores asocian con rasgos de depresión. Esta vía, conocida como cAMP/PKA, está involucrada en muchos procesos metabólicos, incluyendo la señalización de la dopamina, la cual, a su vez, contribuye a la regulación de las emociones.

Por lo tanto, al menos en ratones, los investigadores pudieron confirmar que la absorción de ciertas grasas dietéticas tiene un impacto directo en las vías de señalización cerebral que influyen en el desarrollo de la depresión.

Comer cómodamente puede amplificar las emociones negativas

“Esta es la primera vez que alguien ha observado los efectos directos que una dieta alta en grasas puede tener en las áreas de señalización del cerebro relacionadas con la depresión”, dice el profesor Baillie. “Esta investigación podría comenzar a explicar cómo y por qué la obesidad está relacionada con la depresión, y cómo podemos tratar mejor a los pacientes con estas afecciones”, agrega.

El equipo cree que el mecanismo que observó en ratones probablemente también está en juego en humanos con depresión relacionada con la obesidad. La conexión entre una dieta deficiente y una salud mental deficiente tiene sentido, según el autor principal.

“A menudo utilizamos alimentos grasos para reconfortarnos, ya que saben muy bien, pero a largo plazo, es probable que esto afecte negativamente el estado de ánimo de una persona. Por supuesto, si se siente mal, entonces para sentirse mejor podría tratarse con más alimentos grasos, lo que consolidaría los sentimientos negativos”.

Prof. George Baillie

Los hallazgos actuales también les dieron a los investigadores una pista sobre cómo tratar potencialmente la depresión relacionada con la obesidad de manera más efectiva.

En otras partes del estudio, decidieron intentar reducir los niveles de una enzima conocida como fosfodiesterasa, que generalmente descompone cAMP, abreviatura de AMP cíclico, un “mensajero” intercelular.

Este enfoque les permitió proteger a los ratones de desarrollar comportamientos consistentes con la presencia de depresión.

En el futuro, los investigadores esperan que estos hallazgos ayuden a los expertos a desarrollar mejores tratamientos o enfoques preventivos contra la depresión relacionada con la obesidad.

“Todos sabemos que una reducción en la ingesta de alimentos grasos puede conducir a muchos beneficios para la salud, pero nuestra investigación sugiere que también promueve una disposición más feliz”, dice el profesor Baillie.

“Además, comprender los tipos de grasas, como el ácido palmítico, que es probable que entren en el cerebro y afecten regiones y señales clave, dará a las personas más información sobre cómo su dieta puede afectar potencialmente a su salud mental”, enfatiza.

Deja un comentario

Cerrar menú