Diabetes tipo 2: Una dieta baja en carbohidratos, sin pérdida de peso, puede reducir el riesgo

Diabetes tipo 2: Una dieta baja en carbohidratos, sin pérdida de peso, puede reducir el riesgo

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Ohio ha encontrado que una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a los que están en mayor riesgo de desarrollar diabetes, incluso si en realidad no pierden peso.

Una dieta baja en carbohidratos puede revertir el síndrome metabólico y evitar la diabetes tipo 2 en personas en riesgo.

La investigación observó específicamente a las personas con síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar ciertos problemas de salud, incluyendo diabetes, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Estos factores de riesgo incluyen una cintura grande, un nivel alto de triglicéridos, niveles bajos de colesterol de lipoproteína de alta densidad (“bueno”), presión arterial alta y azúcar sanguínea en ayunas alta.

Para un diagnóstico de síndrome metabólico, una persona debe cumplir con tres de estos criterios.

Para su estudio – cuyos resultados aparecen ahora en el Journal of Clinical Investigation Insight – los investigadores reunieron a 10 hombres y 6 mujeres que tenían un diagnóstico de síndrome metabólico.

Durante un período de 4 meses, cada participante comió tres dietas diferentes asignadas al azar que duraron alrededor de un mes cada una. Las dietas eran bajas en carbohidratos, moderadas y altas en carbohidratos.

Los investigadores también se aseguraron de que los participantes no perdieran peso durante el estudio, ya que prepararon y personalizaron cada comida para satisfacer las necesidades calóricas específicas de cada persona.

 

Las dietas en detalle

Cada dieta contenía un 20% de proteínas, pero el contenido de carbohidratos y grasas variaba para cada tipo:

  • La dieta baja en carbohidratos tenía 6% de carbohidratos y 74% de grasa.
  • La dieta moderada de carbohidratos tenía 32% de carbohidratos y 48% de grasa.
  • La dieta alta en carbohidratos tenía 57% de carbohidratos y 23% de grasa.

Los científicos se pusieron en contacto con los participantes después de un mes con cada dieta para ver cómo afectaba sus niveles de colesterol. Señalaron que después de consumir la dieta baja en carbohidratos durante un mes, los participantes tenían menos triglicéridos y mejores niveles de colesterol.

Hubo otro hallazgo que fue aún más sorprendente: Aunque la dieta baja en carbohidratos tenía muchas más grasas saturadas que la dieta alta en carbohidratos, los participantes tenían cantidades más bajas de grasas saturadas en la sangre después de seguir la dieta baja en carbohidratos durante un mes.

El equipo también señala que las partículas de colesterol de los participantes eran más grandes, lo que ayuda a reducir la posibilidad de enfermedad cardiovascular.

Alimentos bajos en carbohidratos para vegetarianos y veganosVemos las formas en que los vegetarianos y veganos pueden adoptar una dieta baja en carbohidratos.

Otros hallazgos en el grupo bajo en carbohidratos incluyeron mejoras en el azúcar en sangre, así como una indicación de que quemaban la grasa de manera más eficiente. La mitad de los participantes ya no calificaron para un diagnóstico de síndrome metabólico después de 4 semanas de consumir la dieta baja en carbohidratos, pero las buenas noticias no terminaron ahí.

Tres personas dejaron de cumplir esos criterios después de 4 semanas de consumir la dieta moderada de carbohidratos, y una persona dejó de cumplir los criterios después de 4 semanas de consumir la dieta alta en carbohidratos.

Jeff Volek, profesor de ciencias humanas en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, explica que esto se debe probablemente a que incluso la dieta alta en carbohidratos contenía menos carbohidratos de los que los participantes consumían normalmente.

“No hay duda de que a las personas con síndrome metabólico y diabetes tipo 2 les va mejor con dietas bajas en carbohidratos, pero por lo general pierden peso, y uno de los pensamientos predominantes es que la pérdida de peso está impulsando las mejoras”, dice el profesor Volek. “Claramente no era el caso aquí.”

Síndrome metabólico

Como se mencionó anteriormente, para recibir un diagnóstico de síndrome metabólico, alguien debe tener tres de los cinco factores de riesgo. El riesgo de una persona de padecer una enfermedad cardíaca, diabetes y accidente cerebrovascular aumenta por cada factor de riesgo que tenga.

El síndrome metabólico tiene algunas causas distintas, incluyendo el envejecimiento y una tendencia genética a desarrollar resistencia a la insulina – ninguna de las cuales una persona puede controlar. Sin embargo, hay otras causas que pueden controlar, como el aumento de peso y los largos períodos de inactividad.

Una dieta baja en carbohidratos, como sugiere este estudio, podría ser una parte importante del tratamiento del síndrome metabólico.

Aunque estos resultados son prometedores, el estudio fue a muy corto plazo. Los científicos ahora deben llevar a cabo más estudios sobre dietas bajas en carbohidratos a largo plazo y cómo la gente responde a ellas.

“Incluso una modesta restricción de carbohidratos es suficiente para revertir el síndrome metabólico en algunas personas, pero otras necesitan restringir aún más.”

Prof. Jeff Volek

Deja un comentario

Cerrar menú