Dolor muscular

¡Sin duda ha sufrido dolor en los músculos antes! Este artículo analiza las causas, los síntomas y la prevención del dolor muscular.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE?

El dolor muscular, también llamado rigidez o mialgia, es un dolor que siente en uno o más músculos. Los movimientos que hacemos a su vez hacen que los músculos se contraigan y relajen. Es por eso que estos también son responsables de la movilidad del esqueleto.

El dolor muscular debido al deporte puede ser de dos tipos. Pueden aparecer durante o justo después del ejercicio, como una sensación de ardor. Estos dolores musculares son causados ​​por la acumulación de ácido láctico en los músculos, lo que provoca irritación de las terminaciones nerviosas. Esta acumulación se debe a que se produce más ácido láctico del que el hígado puede metabolizar, por lo que este ácido láctico se almacena en los músculos. De ahí la sensación de calambre que experimentamos.

La segunda forma de dolor muscular se llama dolor muscular de aparición tardía. Esto se manifiesta solo de 24 a 48 horas después del ejercicio. Es causada por microdesgarros en las fibras musculares que dificultan y hacen doloroso el movimiento. El cuerpo repara gradualmente estos desgarros y se prepara para un nuevo esfuerzo intenso produciendo fibras musculares adicionales.

LAS CAUSAS DEL DOLOR MUSCULAR

Por lo tanto, los dolores inmediatos son causados ​​por la acumulación de ácido láctico, mientras que los dolores musculares de aparición tardía se deben a microdesgarros en las fibras musculares. Estos desgarros pueden ser el resultado de demasiado esfuerzo. Otra posible causa de dolor muscular es un calentamiento deficiente. Moverse rápidamente de un lugar cálido a uno frío también puede causar dolor muscular.

Finalmente, la mialgia puede ser síntoma de otras enfermedades. En este caso, es causado por la liberación de sustancias como resultado del daño muscular. La inflamación, la gripe o una infección viral también pueden causar dolor muscular.

SINTOMAS

Suele haber un dolor punzante en un músculo, posiblemente acompañado de rigidez. El dolor puede aumentar con la presión sobre el músculo. Los músculos afectados dependen de la parte del cuerpo que haya entrenado o de la que haya trabajado en exceso. Los músculos más afectados son los de las piernas, los brazos y el estómago.

PREVENCIÓN DEL DOLOR MUSCULAR
Cuidando bien el calentamiento, preparas tus músculos para el esfuerzo venidero. También acelera la circulación sanguínea, lo que calienta sus músculos. De esta forma, minimizas el riesgo de microdesgarros. Los ejercicios de enfriamiento posteriores al entrenamiento son tan importantes como el precalentamiento. Además, debes asegurarte de que tus músculos se recuperen lo suficiente después del esfuerzo. Por tanto, es necesario proporcionar un período de descanso para reparar los microdesgarros musculares.

Califica este articulo

Deja un comentario