El bajo consumo de frutas y verduras puede ser la causa de millones de muertes

El bajo consumo de frutas y verduras puede ser la causa de millones de muertes

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que el consumo inadecuado de frutas y verduras podría ser un factor importante en la muerte por enfermedad cardiaca.

No comer suficientes frutas o verduras puede tener consecuencias nefastas para la salud cardiovascular.

Las frutas y verduras son ricas en vitaminas, fibra, potasio, magnesio y antioxidantes.

Una dieta que incluya frutas y verduras puede reducir la presión arterial, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer, y mejorar la salud digestiva.

Una investigación previa, parte del Nurses$0027 Health Study and Health Professionals Follow-up Study, con sede en Harvard, confirmó que una dieta que contiene muchas frutas y verduras puede incluso reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Después de analizar estos resultados y combinarlos con los hallazgos de otros estudios, los investigadores calcularon que el riesgo de enfermedad cardiaca es 20% menor entre los individuos que comen más de cinco porciones de frutas y verduras al día, en comparación con los que comen menos de tres porciones al día.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda que los adultos coman por lo menos de 1.5 a 2 tazas por día de fruta y de 2 a 3 tazas por día de vegetales. Según otro estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), sólo 1 de cada 10 adultos cumple con estas pautas.

 

El impacto global de una nutrición inadecuada

Ahora, un nuevo estudio – cuyos resultados fueron presentados por los investigadores en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Nutrición (American Society for Nutrition) en Baltimore, MD – sugiere que un bajo consumo de fruta puede causar 1 de cada 7 muertes por enfermedad cardiaca, y que un bajo consumo de verduras puede causar 1 de cada 12 muertes por enfermedad cardiaca.

Analizando los datos de 2010, los investigadores encontraron que el bajo consumo de fruta resultó en casi 2 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares, mientras que el bajo consumo de verduras resultó en 1 millón de muertes. El impacto global fue más significativo en países con un consumo medio bajo de frutas y verduras.

¿Es la carne blanca realmente más saludable que la carne roja?

Los datos sugieren que el bajo consumo de fruta resulta en más de 1 millón de muertes por apoplejía y más de 500.000 muertes por enfermedades cardíacas en todo el mundo cada año, mientras que el bajo consumo de verduras resulta en alrededor de 200.000 muertes por apoplejía y más de 800.000 muertes por enfermedades cardíacas cada año.

“Nuestros hallazgos indican la necesidad de esfuerzos basados en la población para aumentar el consumo de frutas y verduras en todo el mundo”, dice la coautora del estudio Victoria Miller, investigadora postdoctoral de la Friedman School of Nutrition Science and Policy de la Universidad de Tufts en Medford, MA.

Seguimiento del número de víctimas mortales por región, edad y sexo

Los investigadores dieron seguimiento al número de muertes por región, edad y sexo usando encuestas de dieta y datos de disponibilidad de alimentos de 113 países. Combinaron estos datos con datos sobre las causas de muerte en cada país y con datos sobre el riesgo cardiovascular asociado a una ingesta baja de frutas y verduras.

Los resultados mostraron que la ingesta de fruta era menor en el sur de Asia, el este de Asia y el África subsahariana, mientras que el consumo de verduras era menor en Asia Central y Oceanía. Los países de estas regiones tienen una ingesta media baja de frutas y verduras y altas tasas de mortalidad por enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Cuando los investigadores analizaron el impacto del consumo inadecuado de frutas y verduras por edad y sexo, encontraron que el mayor impacto fue entre los adultos jóvenes y los hombres. Miller añade que las hembras tienden a comer más frutas y verduras.

“Estos hallazgos indican la necesidad de ampliar el enfoque para aumentar la disponibilidad y el consumo de alimentos protectores como frutas, verduras y legumbres, un mensaje positivo con un enorme potencial para mejorar la salud mundial”.

Dariush Mozaffarian, autor principal del estudio, Friedman School of Nutrition Science and Policy

Deja un comentario

Cerrar menú