Es posible que estas dietas y suplementos no protejan realmente el corazón

Es posible que estas dietas y suplementos no protejan realmente el corazón

Los médicos a menudo recomiendan ciertas intervenciones dietéticas, como seguir una dieta de tipo mediterráneo o reducir la ingesta de sal, con el fin de proteger la salud del corazón. Además de esto, muchos individuos creen que los suplementos dietéticos les ayudarán a mantenerse saludables.

¿Pueden los suplementos e intervenciones dietéticas proteger el corazón? No según un nuevo meta-análisis.

Es bien sabido que la dieta y el estilo de vida juegan un papel importante en el apoyo de la salud física y el bienestar general de una persona.

Es por eso que los médicos pueden aconsejar a sus pacientes que modifiquen sus dietas y hábitos de vida haciéndolos más propicios para la buena salud.

En particular, las intervenciones dietéticas pueden supuestamente ayudar a los individuos a salvaguardar su salud cardiovascular, previniendo enfermedades cardíacas y eventos tales como apoplejías.

Las pautas dietéticas para las personas en los Estados Unidos aconsejan que las personas se adhieran a dietas saludables, como una dieta vegetariana o la dieta mediterránea, que es rica en verduras, legumbres y carne magra.

En una nota relacionada, muchos individuos creen que tomar suplementos dietéticos puede mejorar diferentes aspectos de su salud, incluyendo la salud del corazón, aunque estudios recientes han contradicho esta suposición.

Ahora, un meta-análisis realizado por investigadores de diferentes instituciones colaboradoras – incluyendo la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore, MD, la Universidad de West Virginia en Morgantown, y la Clínica Mayo en Rochester, MN – sugiere que muchas intervenciones e incluso más suplementos podrían no tener efecto protector para el corazón, y que algunos podrían incluso dañar la salud cardiovascular.

La revisión – cuyo primer autor es la Dra. Safi Khan de la Universidad de West Virginia – aparece en Annals of Internal Medicine .

 

Las intervenciones comunes pueden fallar el corazón

En su investigación, el Dr. Khan y su equipo analizaron los datos de 277 ensayos controlados aleatorios que habían involucrado a casi un millón de participantes entre ellos. Analizaron los efectos de 16 suplementos nutricionales y ocho intervenciones dietéticas sobre la salud cardiovascular y la mortalidad.

Los suplementos que tomaron en consideración fueron: selenio, multivitaminas, hierro, ácido fólico, calcio, calcio, calcio más vitamina D, betacaroteno, antioxidantes, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 y vitaminas A, B-3, B-6, C, D y E

.

Las intervenciones dietéticas incluyeron: grasa dietética modificada, reducción de sal (en personas con presión arterial normal e hipertensión), reducción de grasas saturadas, dieta mediterránea, reducción de grasas dietéticas, mayor ingesta de ácidos grasos poliinsaturados omega-6, y mayor ingesta de ácido alfa-linolénico omega-3.

El Dr. Khan y sus colegas encontraron que algunas de estas intervenciones tuvieron un efecto positivo. Por ejemplo, comer menos sal puede reducir el riesgo de muerte prematura en personas con presión arterial normal, aunque sólo con una certeza moderada.

Además, concluyeron que los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 protegían contra los ataques cardíacos y las enfermedades coronarias y que existía una asociación entre la ingesta de ácido fólico y un riesgo ligeramente menor de accidente cerebrovascular, pero todos con poca certeza.

Sentarse en casa o en el trabajo: ¿Qué es peor para la salud del corazón? según una nueva investigación, el lugar donde uno se sienta, ya sea en casa o en el trabajo, es importante para la salud del corazón.

Sin embargo, al mismo tiempo, otros suplementos e intervenciones parecieron no tener ningún efecto o ser francamente perjudiciales.

Los investigadores encontraron que tomar multivitaminas, selenio, vitamina A, vitamina B-6, vitamina C, vitamina D, vitamina E, calcio, ácido fólico y hierro no protegía significativamente contra los problemas cardiovasculares y la muerte temprana. También observaron que seguir una dieta mediterránea, reducir la ingesta de grasas saturadas, modificar la ingesta de grasas, reducir la ingesta de grasas en la dieta y aumentar la cantidad de omega-3 y omega-6 en la dieta no eran beneficiosos.

De hecho, las personas que tomaron suplementos de calcio y vitamina D juntos realmente tuvieron un riesgo más alto de experimentar una apoplejía, aunque sólo con certeza moderada.

Sin embargo, en su trabajo, los investigadores admiten que “estos hallazgos están limitados por la calidad subóptima de la evidencia”. Se refieren al hecho de que, debido a las diferentes metodologías de los estudios que evaluaron, “no pudieron analizar las intervenciones según subgrupos importantes, como el sexo, el índice de masa corporal[IMC], los valores de lípidos, los umbrales de presión arterial, la diabetes y la historia de[enfermedad cardiovascular]”.

Sin embargo, argumentan que su revisión actual allana el camino para una mejor atención y una investigación más sólida sobre la utilidad y el valor de las diferentes intervenciones dietéticas:

“Este estudio puede ayudar a quienes crean pautas cardiovasculares y dietéticas profesionales a modificar sus recomendaciones, proporcionar la base de evidencia para que los médicos discutan los suplementos dietéticos con sus pacientes y guiar nuevos estudios para llenar el vacío de evidencia”.

 

Los autores del editorial acompañante, los doctores Amitabh Pandey y Eric Topol, ambos del Scripps Research Translational Institute de La Jolla, California, también enfatizan que la calidad de los datos de muchos estudios que evalúan los efectos de las intervenciones dietéticas y los suplementos sobre la salud cardiaca puede ser cuestionable.

“Las referencias en geografía, dosis y preparación -la mayoría de los estudios se basan en diarios de alimentos, que se basan en la memoria de la persona de lo que consumió- plantean interrogantes sobre la veracidad de los datos”, escriben.

“Tal vez, sin embargo, la mayor diferencia que se debe considerar en el futuro es el individuo”, agregan, y aconsejan que la investigación futura debe prestar más atención a las diferencias entre los participantes.

Deja una respuesta