Gota: ¿Por qué el estigma?

Gota: ¿Por qué el estigma?

Para algunos, la gota suena como una condición medieval consignada a los libros de historia; el nombre suena casi cómico. En realidad, la gota es increíblemente dolorosa y sorprendentemente común. Aquí preguntamos por qué nadie habla de la gota.

La gente raramente lo discute, pero la gota puede afectar significativamente la calidad de vida.

La gota es una forma común de artritis que la hiperuricemia, una acumulación de ácido úrico en la sangre, desencadena.

El cuerpo crea ácido úrico durante el metabolismo de las purinas, que están presentes en altos niveles en ciertos alimentos, incluyendo la carne de res y los mariscos.

Si el nivel de ácido úrico en la sangre se vuelve demasiado alto, se pueden formar cristales de ácido úrico (urato monosódico) en las articulaciones.

En las personas susceptibles a la gota, estos cristales en forma de aguja tienden a acumularse en la articulación del dedo gordo del pie, causando inflamación y dolor severo.

El dolor puede ser tan intenso que se hace imposible caminar, ponerse calcetines o incluso poner una sábana sobre la articulación afectada.

 

¿Qué tan común es la gota?

Se estima que 8.3 millones de personas en los Estados Unidos tienen gota, lo que equivale a casi 1 de cada 25 adultos. Afecta a los hombres aproximadamente tres veces más a menudo que a las mujeres.

Esto significa que en los Estados Unidos, la gota es más común que muchas otras afecciones mejor conocidas, como la psoriasis y la artritis reumatoide.

De hecho, la afección afecta a más personas que la enfermedad celíaca, la esclerosis múltiple y las alergias al cacahuate combinadas. Entonces, ¿por qué nadie habla de la gota?

La gota parece estar volviéndose más común; desde finales de la década de 1970 hasta mediados de la década de 1990, la prevalencia se ha duplicado en los Estados Unidos

.

Un factor detrás de esto es probable que sean las crecientes tasas de obesidad. Esto podría deberse a que la obesidad aumenta el riesgo de hipertensión arterial y algunos medicamentos que las personas toman para controlar la hipertensión (diuréticos) aumentan el riesgo de gota.

Además, la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que también aumentan el riesgo de gota.

Debido a que la gota es más común entre los adultos mayores, es probable que la población que envejece aumente el número de casos.

Una sensación de vergüenza

A pesar del aumento de las cifras, muchas personas no saben nada sobre la gota, y quienes la padecen pueden sentirse avergonzados de hablar de ella.

Por ejemplo, una encuesta de la Alianza para la Concientización sobre la Gota concluyó que “[s]hame, la confusión y la falta de conciencia pueden impedir que las personas con gota reciban el tratamiento que necesitan”.

Todo lo que necesitas saber sobre la gotaEste artículo proporciona una sólida visión general de la gota.

Esto es preocupante porque si no se trata, la gota aumenta el riesgo de otras afecciones, incluyendo enfermedad cardiovascular y cálculos renales. También es increíblemente doloroso, y las personas no deben sentir que necesitan experimentarlo solas cuando hay medicamentos y consejos disponibles.

Un estudio que examinó el impacto de la gota en la vida de 11 hombres concluyó que “la vergüenza, la vergüenza y el estigma conducen a la trivialización del impacto de la[gota] a pesar de su gravedad”.

Como alguien que tiene gota, puedo atestiguar el dolor sorprendentemente intenso que puede causar. También puedo confirmar la vergüenza asociada; decidí escribir este Spotlight después de un reciente brote que ocurrió mientras asistía a una conferencia.

Explicarle a mi gerente y a mi equipo por qué necesitaba volver a casa cojeando temprano me recordó la vergüenza equivocada que pueden experimentar las personas con gota.

¿Por qué el estigma?

Muchas personas todavía asocian la gota con el Rey Enrique VIII y su estilo de vida excesivamente lujoso. En el pasado, y aún hoy, la gente ha considerado la gota como una enfermedad de la riqueza y la realeza; de hecho, algunos la llaman “la enfermedad de los reyes”.

‘La Gota’ de James Gillray. Publicado el 14 de mayo de 1799.

La gota tiene una larga historia; los científicos encontraron evidencia de ácido úrico en las articulaciones de egipcios momificados de 4,000 años de edad, y la primera descripción exacta de la gota parece provenir de Hipócrates alrededor del año 400 AEC.

Un artículo sobre la gota en la literatura de los siglos 16-18 explica que “la gota era considerada como una insignia de la nobleza, un talismán contra otras aflicciones y un afrodisíaco”.

Según este documento, algunos se referían a la gota como morbus dominorum et dominus morborum , o “señor de la enfermedad y de la enfermedad de los señores”.

Anteriormente, los antiguos griegos personificaban la gota como Podagra, un hijo de Dionisio (dios del vino) y Afrodita (diosa del amor). En consecuencia, en la época romana, los autores consideraban que el exceso de sexo, comida y vino causaba gota.

Extrañamente, en la Europa de los siglos 16-18, muchas personas consideraban la gota como una cura más que como una enfermedad. Ellos creían que las personas sólo podían experimentar una condición a la vez; confinar el dolor a una articulación de un dedo del pie protegía al resto del cuerpo de la enfermedad.

“Previene otras enfermedades y prolonga la vida. ¿Podría curar la gota, no debería tener fiebre, parálisis o apoplejía? Creo que la gota es un remedio y no una enfermedad, y por eso no es de extrañar que no haya medicina para ella, ni deseo curarme completamente de un remedio”.

Escritor inglés Horace Walpole, 1717-1797

Por lo tanto, como vemos, la gota se asociaba con el hecho de tener un buen talón, lo que la hacía casi deseable en tiempos pasados.

Hoy, sin embargo, el vínculo percibido con la clase alta ha disminuido, y todo lo que queda es la insinuación de que alguien con gota tiene un estilo de vida opulento.

Estas asociaciones ficticias han dejado una huella indeleble en el subconsciente de la sociedad: Aquellos que experimentan gota tienden a culparse a sí mismos y, por lo tanto, se sienten avergonzados, mientras que aquellos que no tienen la afección hacen suposiciones (subconscientemente o de otra manera) sobre las opciones de vida de cualquier persona con gota.

 

La verdad del asunto

Es cierto que determinados tipos de alimentos y bebidas, como el alcohol, las bebidas azucaradas, los mariscos y la carne, pueden aumentar el riesgo de un brote de gota, pero hay más que un estilo de vida hedonista. Algunas personas simplemente tienen una predisposición a la gota, independientemente de su estilo de vida.

Ciertos alimentos, incluyendo las carnes, tienen un alto contenido de purinas.

Un meta-análisis de 2018 en el BMJ puso en duda la creencia generalizada de que las elecciones de alimentos son el principal causante de la gota.

Los científicos analizaron la información dietética de 8,414 hombres y 8,346 mujeres, ninguno de los cuales tenía gota o enfermedad renal.

Ellos midieron los niveles de ácido úrico en la sangre, que es el principal factor de riesgo para la gota, y registraron sus perfiles genéticos.

Antes del análisis, también controlaron una serie de variables que podrían influir en los resultados, incluyendo el índice de masa corporal (IMC), la edad, el sexo y la ingesta calórica.

Encontraron que siete alimentos estaban asociados con niveles más altos de ácido úrico: licor, cerveza, papa, vino, aves, refrescos y carne.

Por el contrario, fijaron ocho alimentos asociados con niveles más bajos de ácido úrico: cacahuetes, huevos, queso, cereales fríos, leche descremada, pan integral, frutas sin cítricos y margarina.

 

Sin embargo, también mostraron que estos alimentos representaban menos del 1% de la variación en los niveles de ácido úrico en la sangre. Los factores genéticos, en comparación, fueron responsables del 23,9% de la variación. Los autores concluyen: “A diferencia de las contribuciones genéticas, la dieta explica una variación muy pequeña en los niveles de ácido úrico en la población general”.

En un artículo separado de la coautora del estudio Tanya Major, escribe:

“No nos sorprendió que los factores genéticos influyeran más en el ácido úrico en suero que los factores dietéticos, lo que sí nos sorprendió fue la magnitud de esta diferencia, un aumento de casi 100 veces”.

Concluye que “[g]out es genético, y beber demasiada cerveza tiene muy poca influencia en el ácido úrico sérico”.

En el pasado, esta fuerte influencia genética ha servido para fortalecer la mítica asociación de la gota con la riqueza y la alta vida; los aristócratas y la realeza tendían a no mezclar sus genes con los de las clases bajas, manteniendo así la gota en la familia.

Por ejemplo, según algunos estudiosos, “se dice que 20 de los 34 reyes de Francia fueron afligidos”.

Vale la pena recordar que alrededor de 1 de cada 25 personas en los Estados Unidos tiene gota. Si estás leyendo esto y nunca lo has experimentado, es muy probable que alguien de tu grupo de amigos lo haya hecho.

Si estás leyendo esto y tienes gota, recuerda que no estás solo. Sólo hablando públicamente sobre la gota podemos ir eliminando poco a poco el estigma.

Deja un comentario

Cerrar menú