Investigación sobre el cáncer y la nutrición: ¿Cuál es la mejor manera de avanzar?

Investigación sobre el cáncer y la nutrición: ¿Cuál es la mejor manera de avanzar?

En las últimas décadas, varios estudios han sugerido una relación entre los hábitos alimenticios y el desarrollo del cáncer. Sin embargo, gran parte de esta investigación no ha podido ir más allá de los vínculos de observación. Ahora, los especialistas en cáncer y nutrición sugieren un camino a seguir.

En una conferencia reciente, los especialistas discutieron formas de hacer avanzar la investigación sobre el cáncer y la nutrición.

Durante décadas, los investigadores han estado encontrando vínculos entre los hábitos alimenticios poco saludables y el riesgo de desarrollo y recurrencia del cáncer.

Sin embargo, aún no han demostrado sin lugar a dudas que todos estos vínculos son causales.

Al mismo tiempo, los hallazgos anteriores han sido lo suficientemente convincentes como para inducir a los investigadores a investigar más a fondo estas conexiones.

La dieta es un punto clave de discusión en la prevención del cáncer, ya que es un factor modificable; las personas bien informadas pueden tomar decisiones diferentes cuando se trata de lo que comen y cómo comen, lo que podría marcar una verdadera diferencia en su salud.

Estudios realizados en el Reino Unido han demostrado que “casi 4 de cada 10” casos de cáncer son prevenibles, ya que los factores de riesgo modificables los impulsan.

Por estas razones, los especialistas de muchas disciplinas – incluyendo la investigación sobre el cáncer y la nutrición – se reunieron en diciembre del año pasado para discutir la interacción entre la dieta y el riesgo de cáncer.

La primera Conferencia Internacional sobre Prevención del Cáncer y Nutrición se celebró en Londres, Reino Unido, bajo los auspicios de Ludwig Cancer Research y Cancer Research UK.

Los puntos principales que los investigadores discutieron durante esta conferencia ahora aparecen en la revista BMC Medicine .

 

Retos antiguos vs. métodos nuevos

“Aunque los datos muestran claramente que la obesidad es un factor de riesgo importante para el cáncer”, dice Bob Strausberg, subdirector científico del Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer, “todavía tenemos mucho que aprender sobre cómo la dieta, la actividad física y otros factores metabólicos afectan el desarrollo del cáncer”.

“Al reunir a los expertos más prominentes en el campo a través de instituciones, disciplinas y continentes, hemos trabajado para identificar estas brechas en la investigación y aclarar el papel de la nutrición en la prevención del cáncer”, dice.

Un problema que los investigadores discutieron en la conferencia fueron los desafíos que aparecen al entender si la nutrición afecta directamente el riesgo de cáncer y el éxito del tratamiento.

¿Cómo afecta la dieta al riesgo de cáncer de mama?
La investigación explora cómo las opciones dietéticas podrían influir en el riesgo de cáncer de mama.
Leer ahora

“La complejidad de los factores metabólicos modulados por la dieta y la actividad física puede ser un factor que contribuya a la falta de apoyo para varias hipótesis prominentes sobre los alimentos y el cáncer en estudios prospectivos de gran envergadura”, explican el profesor Walter Willett, de la Harvard T.H. Chan School of Public Health de Boston, Massachusetts, y Elio Riboli, catedrático de Epidemiología y Prevención del Cáncer del Imperial College London en el Reino Unido

.

“La actual base de evidencia sobre nutrición y cáncer es en gran medida observacional y propensa a confundir, y la dieta a largo plazo[información] es difícil de evaluar”, agregan el profesor Richard Martin, de la Universidad de Bristol, Reino Unido, y el profesor Edward Giovannucci, de la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H. Chan.

Sin embargo, de los diferentes paneles también se desprende que ahora puede haber formas de superar estos desafíos. Por ejemplo, los participantes de la conferencia argumentaron que ahora pueden utilizar nuevos métodos analíticos y nuevos medios para comprender cómo los factores moleculares pueden influir en el desarrollo del cáncer.

Estos incluyen métodos innovadores como la epigenómica, la transcriptómica, la metabolómica y la proteómica.

“Con mecanismos mejorados para compartir datos, una mayor colaboración entre continentes y un aumento de la polinización cruzada entre los[campos aislados] tradicionales, los vínculos entre la nutrición y la investigación para la prevención del cáncer son potencialmente más comprensibles y procesables”, escribe Fiona Reddington, jefa de población, prevención e investigación del comportamiento de Cancer Research UK.

La interdisciplinariedad es el camino a seguir

En la conferencia, los especialistas también explicaron que los organismos de financiación deben invertir más no sólo en la investigación para mejorar los tratamientos contra el cáncer, sino también en la investigación que rodea a los factores de riesgo potenciales, como los aspectos de la nutrición y los métodos de prevención del cáncer.

“Los recursos se aplican a regañadientes a la prevención, y mucho menos a los factores de la vida temprana que están a décadas de distancia de la aparición del cáncer”, explican la profesora Karin Michels, de la Universidad de California en Los Ángeles, y el profesor Robert Waterland, del Baylor College of Medicine en Houston, TX.

“Esperamos que se escuche nuestro apremiante llamamiento a la acción”, añaden.

Todos los investigadores que participaron en la conferencia sostienen que es muy importante encontrar formas de utilizar la investigación sobre el cáncer y la nutrición para elaborar mejores políticas y directrices que marquen una diferencia real en la vida de las personas.

Con este fin, señalan que los científicos deben trabajar en estrecha colaboración con los responsables de la formulación de políticas nacionales y los profesionales de la salud para promover alimentos saludables y nutritivos en lugar de opciones que tengan menos probabilidades de apoyar el bienestar.

“La investigación para informar el desarrollo de políticas e intervenciones para mejorar el entorno alimentario y priorizar la prevención del cáncer y otras enfermedades no transmisibles requiere colaboraciones interdisciplinarias”, escriben la profesora Linda Bauld, de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido, y la profesora emérita Hilary Powers, de la Universidad de Sheffield, también en el Reino Unido

.

De hecho, según Strausberg y Reddington, la necesidad de enfoques interdisciplinarios a la hora de profundizar en los vínculos entre el cáncer y la nutrición fue una de las principales conclusiones de la conferencia inaugural. Concluyen:

“La investigación interdisciplinaria, que incorpora disciplinas como negocios y marketing, ciencias políticas, ciencias ambientales, geografía, ciencias de datos y sistemas, así como modelos de simulación, es muy prometedora”.

Deja un comentario

Cerrar menú