¿La carne roja puede reducir el riesgo de EM?

¿La carne roja puede reducir el riesgo de EM?

Los científicos han encontrado una relación entre el consumo de una porción diaria de carne roja sin procesar como parte de la dieta mediterránea y la reducción de los cambios cerebrales que preceden a la EM.

¿Deben las carnes rojas no procesadas figurar en la dieta de las personas con alto riesgo de EM?

Alrededor de un millón de adultos en los Estados Unidos viven con esclerosis múltiple (EM).

Los científicos no entienden completamente qué causa la afección. Muchos creen que el cuerpo monta un ataque autoinmune en su sistema nervioso central (SNC), dañando la capa protectora de mielina, que recubre muchas neuronas. El resultado es una amplia gama de síntomas neurológicos.

En los Estados Unidos, la probabilidad de desarrollar EM es de 1 en 1.000 (0,1%) para la población general. Este riesgo es mayor para los que tienen un pariente de primer grado con EM y se sitúa entre el 2 y el 4%, mientras que las personas con un gemelo idéntico que vive con EM tienen un riesgo del 30-50% de desarrollar la afección.

En algunos casos, los cambios en el cerebro aparecen años antes de que una persona note los síntomas de la EM.

Un estudio en la revista Brain dio seguimiento a las personas durante 10 años después de haber recibido una resonancia magnética cerebral. De los 81 participantes, el 83% de aquellos con un escáner cerebral anormal que mostró lo que los expertos llaman un primer diagnóstico clínico de desmielinización del sistema nervioso central (DCN) desarrollaron EM durante el período de seguimiento.

Los expertos creen que los factores de riesgo para la EM incluyen factores ambientales, como la dieta.

Ahora, investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Curtin en Perth, Australia, presentan datos sobre la influencia de la dieta, específicamente la carne roja no procesada, en la FCD en The Journal of Nutrition .

 

Carne roja como parte de la dieta mediterránea

Para su estudio, Lucinda J. Black, becaria postdoctoral de la Universidad de Curtin, y sus colegas analizaron datos del estudio AusImmune, un estudio multicéntrico de casos y controles.

El conjunto de datos incluía 282 casos de personas que habían experimentado la DGF y 558 controles sanos. Black usó la puntuación de la dieta mediterránea alternativa (aMED) para evaluar cuán estrictamente los participantes del estudio se adhirieron a una dieta mediterránea.

Una puntuación de 9 significa la mayor adherencia a la dieta, mientras que una puntuación de 0 significa poca o ninguna adherencia.

¿Es la carne blanca realmente más saludable que la carne roja? descubra cómo un nuevo estudio desafía la creencia de que la carne blanca es mejor para los niveles de colesterol que la carne roja. Leer ahora

También creó una puntuación adicional en la dieta llamada aMED-Red, con 1 punto asignado a aquellas personas que consumieron alrededor de una porción de 65 gramos (g) de carne roja no procesada, como carne de res, cordero, cerdo y ternera.

A continuación, el equipo dividió a los participantes en cuatro categorías: categoría 1 (puntuación 0-2), categoría 2 (puntuación 3-4), categoría 3 (puntuación 5) y categoría 4 (puntuación 6-9).

Las negras no encontraron ninguna asociación entre el riesgo de la DGF y la puntuación de aMED. Sin embargo, cuando comparó los datos de los individuos de las categorías 2, 3 y 4 con los de la categoría 1, los datos revelaron un menor riesgo de DGF.

“La carne roja contiene importantes macro y micronutrientes, incluyendo proteínas, hierro, zinc, selenio, potasio, vitamina D, una gama de vitaminas B y, en el caso de la carne de vacuno alimentada con pasto, ácidos grasos poliinsaturados omega-3”, comentó Black a MNT sobre sus hallazgos.

“Muchos de estos nutrientes son importantes para una función cerebral saludable, por lo que no es sorprendente ver esta asociación beneficiosa entre la ingesta de carne roja sin procesar y el riesgo de EM”, continuó.

Hallazgos más relevantes para aquellos `en alto riesgo’

Cuando Black profundizó en los datos para analizar los diferentes componentes que componen las puntuaciones de aMED-Red, descubrió que la carne roja no procesada era el único factor que producía un efecto estadísticamente significativo sobre el riesgo de la DGF.

El equipo encontró que la reducción de los participantes en el riesgo de diabetes tipo 2 tenía una estrecha relación con el grado de adhesión a la dieta aMED-Red.

Los resultados muestran que los de la categoría 2 tuvieron una reducción del riesgo del 37%, los de la categoría 3 del 52% y los de la categoría 4 del 42%. Para aquellos con un pariente de primer grado que vive con EM, esto equivaldría a una reducción del riesgo del 2-4% al 1-2,5% y para aquellos con un gemelo idéntico con EM del 30-50% al 14-32%.

Resultados negros previamente publicados utilizando datos del estudio AusImmune, el cual mostró una reducción del 50% en el riesgo de FCD en los participantes que consumieron una dieta saludable. Además, a principios de este año, Black publicó resultados sobre el consumo de carne roja como un factor independiente, no como parte de la dieta mediterránea, y sobre el riesgo de la DGF.

“Nuestros hallazgos son relevantes para las personas que están en alto riesgo de EM, como los que tienen un familiar cercano con EM. Otra investigación se centra en el consumo de carne roja sin procesar y en las condiciones de salud que son comunes en la población general”.

Lucinda J. Black

Sin embargo, no todos están de acuerdo en que la carne roja tiene vínculos con los beneficios para la salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó la carne roja como “probablemente cancerígena” para los seres humanos en 2015.

A principios de este año, los investigadores encontraron que las personas que comían pequeñas cantidades de carne roja sin procesar, que ascendían a 65 g o menos al día, tenían un riesgo moderadamente mayor de muerte.

Las opciones dietéticas son complejas e incluyen preferencias personales, influencias culturales y factores socioeconómicos. Existe mucha evidencia que vincula una dieta saludable con resultados de salud a largo plazo. Aún está por ver cuán prominente será la carne roja sin procesar en la prevención de la EM.

Deja un comentario

Cerrar menú