¿La cúrcuma puede ayudar a tratar la artritis reumatoide?

¿La cúrcuma puede ayudar a tratar la artritis reumatoide?

 

Si usted compra algo a través de un enlace en esta página, podemos ganar una pequeña comisión. Cómo funciona esto.
La artritis reumatoide es una afección autoinmunitaria a largo plazo que causa inflamación, dolor y rigidez en las articulaciones. Algunas investigaciones sugieren que la cúrcuma picante puede ayudar a aliviar los síntomas inflamatorios de esta afección.

La cúrcuma es un ingrediente común en muchos platos, incluyendo el curry, pero también tiene una larga historia en la medicina tradicional. La investigación científica indica que la cúrcuma puede ofrecer varios beneficios para la salud. En particular, la cúrcuma contiene un compuesto llamado curcumina, que tiene propiedades antiinflamatorias que pueden beneficiar a las personas con artritis reumatoide (AR).

Sin embargo, hay algunas cosas a considerar cuando se toman suplementos de cúrcuma, y las personas con AR deben hablar con su médico antes de añadir la especia a su régimen de tratamiento.

En este artículo, discutimos si la cúrcuma puede ayudar a tratar la AR y observamos lo que dice la investigación. También cubrimos cómo usar la cúrcuma y los posibles efectos secundarios y riesgos.

¿La cúrcuma puede ayudar a aliviar los síntomas de la AR?

La cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes naturales que pueden aliviar los síntomas de la AR.

Cúrcuma, o Curcuma longa , es una especia de color amarillo brillante o naranja que es un ingrediente popular en una variedad de platos de comida. La cúrcuma también tiene un lugar en las prácticas de la medicina tradicional, como el Ayurveda, que utiliza la especia para tratar:

  • problemas estomacales
  • enfermedades de la piel
  • trastornos de la sangre
  • infecciones leves
  • tos
  • enfermedades hepáticas

Los investigadores también han estudiado los beneficios potenciales para la salud de la cúrcuma y sus compuestos en la medicina occidental. Según un artículo de la revisión de 2015, los hallazgos del estudio sugieren que la curcumina, uno de los principales compuestos activos de la cúrcuma, podría reducir el azúcar en la sangre y tener propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas.

La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error el tejido articular sano. Estos ataques causan inflamación que eventualmente lleva a daño a los huesos y las articulaciones en las áreas afectadas.

Como tal, las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes naturales de la cúrcuma pueden beneficiar a las personas con AR.

 

¿Qué dice la investigación?

La cúrcuma contiene varios compuestos diferentes, incluyendo la curcumina. Gran parte de la investigación científica disponible se centra específicamente en la curcumina y no en la cúrcuma en su conjunto.

Sin embargo, algunos estudios sugieren que tanto la cúrcuma como sus compuestos pueden ser útiles para los síntomas de la artritis, incluyendo la AR.

Una revisión sistemática de 2016 examinó los datos de ocho ensayos clínicos aleatorios que investigaron la efectividad de los extractos de cúrcuma y curcumina para tratar los síntomas de la artritis articular.

Los autores concluyeron que había suficiente evidencia para sugerir que tomar 1,000 miligramos (mg) de curcumina cada día durante 8-12 semanas puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación debido a la artritis, particularmente la osteoartritis. Los resultados también indicaron que los extractos de curcumina podrían ser tan efectivos como tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno (Advil) y diclofenaco (Voltaren).

Sin embargo, los autores afirmaron que el tamaño pequeño y la calidad moderada de los estudios significan que se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos. Mientras tanto, recomiendan que las personas con artritis usen la curcumina como suplemento dietético además de la terapia convencional.

Un estudio realizado en 2017 en el que participaron 36 personas con AR probó una formulación biodisponible de curcumina. Después de 90 días de tratamiento, los participantes que tomaron curcumina reportaron mejorías significativas en su dolor e inflamación en comparación con los del grupo del placebo.

Un estudio más reciente de 2018 investigó los efectos de la curcumina en un modelo de rata de AR. El estudio indicó que la curcumina redujo la inflamación y el enrojecimiento de las articulaciones en estas ratas al bloquear un proceso de señalización intracelular llamado la vía mTOR.

Los autores concluyeron que los resultados proporcionan pruebas de las propiedades antiartríticas de la curcumina y su potencial para tratar la AR. Sin embargo, se necesita más investigación en humanos para confirmar estos hallazgos.

Doce signos tempranos de artritis reumatoideEl diagnóstico y tratamiento precoz de la AR son cruciales para prevenir daños articulares irreversibles. Conozca los 12 primeros síntomas de la AR aquí.

Cómo usarlo

La cúrcuma está ampliamente disponible tanto en polvo como en forma de raíz entera. El polvo o la raíz rebanada puede ser una buena adición a una variedad de comidas, incluyendo curry, sopas y platos de arroz.

Muchas personas usan cúrcuma molida o rallada para preparar té de hierbas. Una variedad de bolsas de té de cúrcuma preempacadas también están disponibles.

Aunque las personas pueden añadir cúrcuma a su dieta de estas maneras, gran parte de la investigación sobre el efecto antiartrítico de la especia se centra específicamente en la curcumina, que está disponible en forma de suplemento dietético.

Hay muchos suplementos de curcumina en el mercado, que tienden a venir en forma de cápsulas o tabletas. Los fabricantes también pueden añadir otros ingredientes, como pimienta negra, para que el compuesto sea más fácil de usar para el cuerpo.

La dosis recomendada para los suplementos de curcumina puede variar. Los autores de una revisión sistemática 2016 recomiendan tomar 1,000 mg de curcumina cada día para tratar los síntomas de la artritis. Las formas de curcumina altamente biodisponibles pueden ser efectivas en dosis más bajas.

Sin embargo, es importante comprar suplementos dietéticos de fabricantes de renombre y seguir su guía sobre lo que constituye una dosis segura y apropiada.

También es aconsejable que las personas hablen con su médico antes de tomar cúrcuma o curcumina para aliviar algunos de los síntomas de la artritis. Es vital no interrumpir o sustituir ningún otro tratamiento sin consultar antes a un médico.

Efectos secundarios y riesgos

Las personas pueden experimentar dolores de cabeza como un efecto secundario de tomar cúrcuma.

La cúrcuma y la curcumina pueden causar efectos secundarios leves, como malestar digestivo o dolores de cabeza, en algunas personas. Las personas que son sensibles a estas sustancias o que toman dosis muy altas pueden experimentar síntomas que incluyen erupciones cutáneas, náuseas y diarrea.

Las mujeres que están embarazadas o amamantando deben consultar a su médico antes de tomar suplementos de cúrcuma o curcumina.

La cúrcuma también puede interactuar con algunos medicamentos, lo que puede hacerlos más o menos efectivos. Las personas que toman anticoagulantes deben consultar a un médico antes de usar suplementos de cúrcuma o curcumina, ya que pueden interferir con la coagulación de la sangre.

Al igual que con otros suplementos, puede haber un riesgo de contaminación con metales pesados, como el plomo, por lo que es esencial comprar estos productos a un fabricante de confianza.

Resumen

La AR es una afección a largo plazo que puede causar inflamación, dolor y rigidez en las articulaciones.

Una creciente cantidad de evidencia científica sugiere que la cúrcuma y sus compuestos principales, como la curcumina, pueden ayudar a aliviar o prevenir los síntomas de la artritis.

Sin embargo, las personas con síntomas de AR siempre deben consultar a un médico para su evaluación y tratamiento. Aunque la cúrcuma puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis, no hay suficiente evidencia para sugerir que pueda reemplazar el tratamiento médico estándar. El diagnóstico y tratamiento tempranos de la AR son importantes para reducir o prevenir el daño articular irreversible.

Una persona puede comprar una variedad de productos de cúrcuma y curcumina en línea, incluyendo:

  • polvo de cúrcuma
  • raíz entera de cúrcuma
  • bolsas de té de cúrcuma
  • suplementos de curcumina

Es aconsejable que las personas hablen con un médico antes de tomar suplementos de curcumina, particularmente aquellos que actualmente están tomando otros medicamentos.

Deja una respuesta