¿La proteína de soja reduce el colesterol “malo”? El debate continúa

¿La proteína de soja reduce el colesterol “malo”? El debate continúa

Existe un debate en curso en torno a la proteína de soja y su influencia en el colesterol. Un nuevo meta-análisis profundiza en los datos existentes y concluye que la proteína reduce, de hecho, los niveles de colesterol “malo”.
Edamame soy beans

Proteína de soja y colesterol: El debate continúa.

La proteína de soja se deriva de la soja. Tiene un alto contenido de proteínas, pero no contiene colesterol y sólo niveles bajos de grasas saturadas.

La soja es uno de los pocos alimentos a base de vegetales que contienen todos los aminoácidos esenciales.

Tal como está, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) incluye la proteína de soya en su lista de alimentos que pueden reducir el colesterol.

Sin embargo, están considerando eliminarlo de esta lista porque los estudios han proporcionado resultados inconsistentes.

Si la FDA lo elimina, los fabricantes que comercializan productos que incluyen soya ya no podrán etiquetarlos como saludables para el corazón. La FDA está basando su cambio potencial de postura en los hallazgos de 46 ensayos.

Recientemente, investigadores – muchos del Hospital St. Michael$0027s en Toronto, Canadá – decidieron revisar los datos y realizar un meta-análisis de los documentos en cuestión.

Revisando el debate de la soja

De los 46 estudios que la FDA había elegido, 43 proporcionaron suficientes datos para ser agregados al análisis de los científicos. En total, 41 estudios analizaron específicamente el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL), comúnmente llamado colesterol malo.

El colesterol LDL se gana su mala reputación porque, cuando se acumula en las arterias, aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. Cualquier alimento que pueda reducir este riesgo es de gran interés.

Los autores publicaron recientemente los resultados de su análisis en The Journal of Nutrition . Concluyen:

“La proteína de soja redujo significativamente el colesterol LDL en aproximadamente un 3-4% en adultos. Nuestros datos apoyan el consejo dado al público en general a nivel internacional para aumentar la ingesta de proteínas vegetales”.

Aunque el tamaño del efecto parece pequeño, los resultados son significativos. Los autores también creen que, en el mundo real, el efecto puede ser más fuerte. Ellos argumentan que cuando alguien agrega proteína de soya a su dieta, en la mayoría de los casos, reemplazará a otras fuentes de proteína que tienen altos niveles de colesterol LDL, como la carne y los lácteos.

El Dr. David Jenkins, que dirigió el estudio, explica: “Cuando se añade el desplazamiento de las grasas saturadas altas y las carnes ricas en colesterol a una dieta que incluye soja, la reducción del colesterol podría ser mayor”.

Un estudio publicado en 2010 examina este desplazamiento. Los autores concluyeron que al combinar la reducción directa de LDL de la proteína de soja con el desplazamiento, el colesterol LDL en general se reduciría en un 3.6-6.0%.

Limitaciones y grandes esperanzas

Como explican los autores de la investigación reciente, una limitación significativa de su investigación es que sólo observó un pequeño subconjunto de estudios relevantes. Sin embargo, el propósito de este estudio fue probar la fuerza de las conclusiones de la FDA usando los mismos datos que habían usado para sacar sus conclusiones.

Los autores escriben que “Estos datos fueron extraídos por la FDA como representativos de aquellos ensayos sobre los que se tomaría una decisión final con respecto a la alegación de salud de la proteína de soja. Debido a que estamos tratando la cuestión planteada por la FDA, nuestros criterios de inclusión incluyeron sólo aquellos ensayos seleccionados por la FDA”.

Una dieta basada en soja podría ayudar a fortalecer los huesosUn estudio reciente concluye que comer soja podría fortalecer los huesos en mujeres de todas las edades.

También cabe destacar que los estudios analizados por los científicos sólo utilizaron un total de 2.607 participantes, de los cuales sólo el 37% eran hombres. Además, la mayoría de las mujeres que participaron en estos ensayos eran posmenopáusicas. En otras palabras, la demografía de los estudios no coincide con la demografía del público en general.

Sin embargo, para reiterar, el objetivo principal de este estudio no fue cotejar todos los datos relevantes ; fue diseñado específicamente para probar el cambio de postura de la FDA.

El Dr. Jenkins concluye simplemente: “Los datos existentes y nuestro análisis sugieren que la proteína de soja contribuye a la salud del corazón”.

Otros organismos oficiales, como Heart UK, la Sociedad Europea de Aterosclerosis, el Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol y la Sociedad Cardiovascular Canadiense, incluyen la proteína de soja como un alimento saludable para el corazón.

Los autores esperan que la FDA considere su meta-análisis cuando discuta si debe mantener la proteína de soya en su categoría saludable para el corazón.

Deja un comentario

Cerrar menú