Los alimentos con un contenido nutricional similar afectan el intestino de manera diferente

Los alimentos con un contenido nutricional similar afectan el intestino de manera diferente

Los alimentos con etiquetas nutricionales similares pueden tener efectos muy diferentes sobre los microbiomas intestinales, encuentra la investigación.

Los alimentos que tienen información nutricional similar en sus etiquetas pueden afectar el microbioma intestinal de diferentes personas de diferentes maneras.

Un estudio reciente, cuyos resultados aparecen en la revista Cell Host & Microbe , analizó las dietas y muestras de heces de los participantes en el transcurso de 17 días para examinar las discrepancias entre la forma en que los diferentes alimentos influyen en el microbioma intestinal, incluso cuando parecen ser nutricionalmente similares.

Un microbioma intestinal humano sano incluye una amplia variedad de bacterias diversas, y la comunidad científica ha estado interesada en ver cómo se relaciona el microbioma intestinal con la salud y la enfermedad.

Para este estudio, los investigadores reclutaron un total de 34 participantes a quienes instruyeron que registraran todo lo que comieron durante 17 días. El equipo recolectó muestras de heces diariamente.

Para descubrir cómo el microbioma de cada participante cambiaba cada día en respuesta a la comida que comían, los investigadores realizaron una secuencia metagenómica de escopeta en las muestras de heces.

Hacer esto también les permitió notar los efectos de los cambios microbianos sobre las enzimas y las funciones metabólicas.

 

Cómo los nutrientes pueden alterar el microbioma intestinal

Antes de que comenzara la investigación, los autores del estudio creían que no sólo podrían identificar vínculos entre ciertos nutrientes dietéticos y cepas específicas de microbios, sino también determinar por qué los microbios difieren entre individuos.

Sin embargo, encontraron en cambio que los alimentos que compartían un perfil nutricional comparable no tenían necesariamente un efecto similar sobre el microbioma.

El autor principal Dan Knights, que trabaja en el Departamento de Ciencias de la Computación e Ingeniería y en el Instituto de Biotecnología de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, señala que estos hallazgos presentaron un desafío diferente.

“Tuvimos que rascarnos la cabeza y pensar en un nuevo enfoque para medir y comparar los diferentes alimentos”, explica.

Luego, los investigadores desarrollaron una jerarquía estructurada de alimentos, que les permitió identificar los alimentos estrechamente relacionados entre sí con los que podían compartir datos estadísticos.

Encontraron que los alimentos relacionados, por ejemplo, las espinacas de hojas verdes y la col rizada, tenían un efecto comparable sobre el microbioma, mientras que los alimentos que no estaban estrechamente relacionados pero tenían perfiles nutricionales muy similares diferían en sus efectos.

Las etiquetas nutricionales de un vistazo

Los fabricantes empaquetan mucha información en una etiqueta nutricional, y puede ayudar a las personas a elegir qué comer y qué evitar.

Por ejemplo, cada etiqueta de nutrición en los Estados Unidos indica lo que constituye un tamaño de porción, y después de eso, lo que contiene cada tamaño de porción.

Diversas dietas enriquecen los microbios intestinalesReducir la diversidad de nutrientes que consumimos puede comprometer nuestra salud y la salud de nuestro intestino.

El contenido de calorías generalmente se encuentra cerca de la parte superior de la etiqueta, y la grasa total, el colesterol y el sodio son los siguientes en la lista. Las etiquetas nutricionales también indican la cantidad de carbohidratos, incluyendo fibra dietética y azúcar, y cuántos gramos de proteína proporciona cada porción.

Además, las etiquetas nutricionales indican qué vitaminas y minerales, como las vitaminas A y C, calcio y hierro, contiene el alimento.

Lo que este estudio descubrió es que aunque ciertos alimentos pueden tener cantidades comparables de vitamina A, carbohidratos o proteínas, no necesariamente resultan en un microbioma intestinal similar.

 

El microbioma intestinal y la salud general

Las investigaciones futuras pueden ayudar a identificar formas de cambiar activamente el microbioma intestinal de una persona para producir un cambio positivo en su salud, pero como este grupo de investigadores descubrió, no es simplemente una cuestión de comparar el perfil nutricional de un alimento.

“El microbioma ha sido vinculado a una amplia gama de condiciones humanas, incluyendo trastornos metabólicos, enfermedades autoinmunes e infecciones, por lo que existe una fuerte motivación para manipular el microbioma con la dieta como una forma de influir en la salud”, dice Knights.

“Este estudio sugiere que es más complicado que simplemente observar los componentes de la dieta como la fibra y el azúcar. Se necesita mucha más investigación antes de que podamos entender cómo la gama completa de nutrientes en los alimentos afecta la forma en que el microbioma responde a lo que comemos”.

Dan Knights

Deja una respuesta