¿Los laxantes son seguros para la pérdida de peso?

¿Los laxantes son seguros para la pérdida de peso?

 

Los laxantes son un tipo de medicamento que las personas usan para aliviar el estreñimiento. Algunas veces, las personas sin estreñimiento toman laxantes con la creencia de que estos medicamentos les ayudarán a perder peso.

El uso de laxantes para bajar de peso no es seguro ni efectivo. Existen otras formas más saludables de perder peso y mantener el peso corporal deseado.

En este artículo, analizamos si los laxantes ayudan a perder peso. También discutimos la seguridad del uso de laxantes para la pérdida de peso, estrategias alternativas de pérdida de peso y cuándo acudir al médico.

¿Los laxantes causan pérdida de peso?

Tomar laxantes para perder peso es una estrategia insegura e ineficaz.

Los médicos no recomiendan los laxantes como una forma de perder peso. Las investigaciones sugieren que aunque algunas personas creen erróneamente que tomar laxantes evitará que su cuerpo absorba calorías, es una estrategia insegura e ineficaz.

Los laxantes tratan el estreñimiento suavizando las heces o estimulando las deposiciones. Las personas pueden suponer que la evacuación de más heces llevará a la pérdida de peso.

Sin embargo, aunque las personas pueden sentirse “más ligeras” temporalmente, no hay pruebas que apoyen el uso de laxantes como un método seguro o efectivo de pérdida de peso.

 

Los laxantes causan pérdida de agua, no de peso

La pérdida de peso temporal que las personas pueden experimentar al tomar laxantes se debe en realidad a la pérdida de agua. Perder agua no es lo mismo que perder grasa corporal.

Muchos laxantes funcionan ayudando al intestino a absorber más agua del cuerpo o manteniendo agua en el intestino alrededor de las heces. Esta agua ablanda las heces, lo que facilita su evacuación. También puede causar diarrea, que es una deposición muy acuosa.

A medida que esta agua adicional sale con las heces, una persona puede pesar menos después de usar laxantes. Sin embargo, este efecto es sólo temporal.

Los laxantes no reducen la grasa corporal ni promueven la pérdida de peso a largo plazo. Incluso a dosis altas, los laxantes estimulantes, que favorecen el movimiento de las heces a través del tracto digestivo, sólo tienen un “efecto modesto” en la absorción de calorías.

¿Cuáles son las mejores maneras de dejar de comer en exceso? muchas personas comen demasiado o tienen dificultades para controlar su apetito, especialmente con el tamaño de las porciones de hoy y el estilo de vida acelerado. Aprenda sobre las estrategias para dejar de comer en exceso aquí.

Seguridad y riesgos

Muchos laxantes están disponibles sin receta médica para el tratamiento del estreñimiento. El uso indebido de laxantes para bajar de peso puede causar los siguientes efectos secundarios:

Diarrea

Las personas generalmente usan laxantes para aliviar el estreñimiento. Si una persona toma laxantes cuando no está estreñida o los usa con demasiada frecuencia, estos medicamentos pueden causar diarrea.

Algunas personas que usan laxantes con frecuencia pueden experimentar diarrea y estreñimiento alternados.

Deshidratación

La deshidratación por tomar laxantes puede causar dolores de cabeza, sed y sequedad de boca.

Los laxantes osmóticos llevan agua del cuerpo al intestino para ablandar las heces. Tomar demasiados laxantes osmóticos o tomarlos con demasiada frecuencia puede causar deshidratación.

Otras formas de laxantes también pueden causar diarrea frecuente que lleva a la deshidratación.

Los síntomas comunes de la deshidratación incluyen:

  • sed
  • mareos
  • debilidad
  • dolores de cabeza
  • disminución de la micción
  • boca seca

Desequilibrio de electrolitos

Tomar laxantes puede provocar un desequilibrio electrolítico. Ciertos tipos de laxantes pueden hacer que el cuerpo absorba grandes cantidades de electrolitos como el sodio y el fósforo del intestino. Algunos laxantes también pueden causar niveles bajos de potasio, magnesio o calcio en la sangre.

Un desequilibrio electrolítico puede causar debilidad y un ritmo cardíaco anormal. En casos severos, tener un desequilibrio electrolítico puede ser una amenaza para la vida.

Deterioro de la función intestinal

Algunos laxantes pueden estimular los músculos del intestino, ayudándoles a promover el movimiento de las heces a través de ellos. Tomar cualquier laxante estimulante con demasiada frecuencia puede causar dependencia.

Se necesita más investigación sobre este efecto, pero algunos expertos creen que el intestino puede volverse cada vez más dependiente de la estimulación. Como resultado, es posible que finalmente deje de mover los alimentos a lo largo del tracto digestivo por sí solo.

El uso frecuente de laxantes también puede irritar el revestimiento intestinal, poniendo potencialmente a una persona en riesgo de tener heces con sangre.

Cuándo ver a un médico

Alcanzar y mantener un peso saludable puede reducir los factores de riesgo de los principales problemas de salud, como las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2. Sin embargo, es vital perder peso de una manera segura y sostenible.

Algunas veces, tratar de perder peso puede afectar adversamente el bienestar físico y mental de una persona. Tratar de abordar una imagen negativa de sí mismo a través de la pérdida de peso sin estrategias de salud mental puede empeorar las cosas.

Para algunas personas, las estrategias inadecuadas de pérdida de peso pueden convertirse en un trastorno alimentario. Los signos y síntomas que pueden indicar un trastorno alimentario incluyen

  • Preocupación por la pérdida de peso
  • centrarse únicamente en las calorías, el contenido de grasa o el contenido de carbohidratos
  • rechazar ciertos tipos de alimentos
  • desarrollar rituales alrededor de la comida
  • saltarse comidas o reducir el tamaño de las porciones excesivamente
  • retirarse de actividades sociales
  • estar demasiado preocupado por el tamaño o la forma del cuerpo
  • tener cambios de humor
  • mirarse en el espejo frecuentemente de manera crítica
  • perder o aumentar de peso rápidamente
  • tener problemas gastrointestinales frecuentes
  • tener problemas para concentrarse
  • Sentir frío todo el tiempo
  • tener problemas para dormir
  • desarrollar piel o cabello seco o delgado
  • desmayo o mareos

Es posible tener un par de estos síntomas sin tener un trastorno alimentario. Sin embargo, cualquier persona a la que le preocupe que ellos o alguien que conozcan pueda tener un trastorno alimentario debe hablar con un médico.

Estrategias seguras para perder peso

El ejercicio es una estrategia mucho más segura para perder peso.

Tomar laxantes para perder peso no es una estrategia segura. Para la mayoría de las personas, las dietas drásticas y restrictivas no funcionan a largo plazo.

Hacer cambios sostenibles en el estilo de vida es la manera más efectiva de alcanzar un peso saludable. Estos incluyen

  • Consumir una dieta nutritiva y equilibrada que consiste principalmente en alimentos enteros
  • aumentar la actividad física cada día
  • hacer ejercicio regularmente
  • practicar el autocuidado para mejorar la imagen corporal

Las actividades de autocuidado pueden incluir:

  • registro diario
  • yoga
  • meditación
  • mindfulness
  • terapia de conversación
  • terapia cognitiva conductual

Cualquier persona que piense que puede necesitar perder peso puede averiguar con un médico si esto es necesario para su salud. El médico puede aconsejar a una persona sobre cuál es el mejor rango de peso para ella. Este rango dependerá de su altura y tipo de cuerpo, entre otros factores.

 

Resumen

El uso de laxantes para bajar de peso no es seguro ni efectivo. Si una persona pesa menos después de tomar laxantes, es probable que esto se deba a la pérdida de agua.

La pérdida de agua por el uso de laxantes es temporal y no es lo mismo que perder grasa corporal. Los laxantes no reducen el peso corporal a largo plazo.

Los laxantes tienen varios efectos secundarios potenciales, incluyendo diarrea y deshidratación.

Consumir una dieta nutritiva y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a una persona a alcanzar el peso deseado. Sin embargo, deben hablar con un médico acerca de si la pérdida de peso es necesaria para su salud antes de comenzar una nueva dieta o régimen de ejercicio.

La pérdida de peso sólo es beneficiosa para el bienestar de una persona cuando es necesario, y lo hace de forma segura. Cualquier persona que experimente problemas con su imagen corporal debe buscar el apoyo de un médico, que puede ayudarles a acceder al apoyo adecuado.

Deja un comentario

Cerrar menú