Métodos para cuidar del sistema respiratorio

Tan esencial como respirar es saber cómo funcionan las vías respiratorias para mantenerlas en perfectas condiciones. En este post descubriremos algunos hábitos para que sigas respirando con plenitud.

 

Respiramos constante e involuntariamente. Tal vez por eso no prestamos la debida atención sistema respiratorio. Pero hay una serie de hábitos saludables que pueden ayudarnos a mantener el tracto respiratorio y prevenir enfermedades.

Contenido de página

 

El oxígeno favorece el buen funcionamiento del organismo.

El sistema o aparato respiratorio consta de un conjunto de órganos que participan en la respiración. Los siguientes están involucrados en este proceso:

  • Nariz.
  • Cuello.
  • Laringe.
  • Tráquea.
  • Bronquios.
  • Los pulmones.

La respiración es una acción involuntaria de vital importancia, que aporta el oxígeno que necesita el organismo para su correcto funcionamiento.

La respiración implica el transporte de oxígeno del aire a la sangre y la eliminación del dióxido de carbono del aire. El aire entra por la nariz y / o la boca y se conduce a través del tracto respiratorio hasta los alvéolos. Aquí es donde tiene lugar el intercambio de gases. El oxígeno pasa a la sangre y se transporta a todas las células. A su vez, el dióxido de carbono producido en las células se transporta a los pulmones para su eliminación.

Hábitos saludables para una buena salud respiratoria.

En la mayoría de las enfermedades respiratorias, los pulmones son los órganos más afectados. Existen ciertos factores que influyen en el desarrollo de este tipo de enfermedades:

  • Contaminación ambiental.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Condiciones hereditarias.

Sin embargo, para una buena salud respiratoria, los expertos recomiendan la inclusión de una serie de Hábitos saludables en la rutina diaria.

  • Adiós tabaco. Fumar es una de las principales causas de cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Según diversos estudios, los fumadores tienen un riesgo 20 veces mayor de desarrollar estas enfermedades en comparación con los no fumadores.
  • Hidratación adecuada. La ingesta suficiente de agua da a las vías respiratorias y los pulmones una consistencia más fina. Esto facilita la respiración y evita las posibilidades de enfermarse. Hidratación inadecuada, los pulmones se dilatan para compensar la deficiencia de agua. Por lo tanto, trabajan más duro y corren el riesgo de debilitarse. Una adecuada hidratación permite la eliminación de toxinas del sistema respiratorio. También ayuda a prevenir la formación de moco.
  • Ventile todos los espacios de su hogar. La ventilación de las estancias en las que pasamos tiempo debe ser ventilada diariamente. Sobre todo en aquellas zonas de la casa donde más tiempo pasamos, como el dormitorio o el comedor. Estos espacios pueden convertirse en un lugar con aire viciado y un ambiente obstruido sin una ventilación adecuada. Para renovar el aire, basta con ventilar cada habitación entre 5 y 10 minutos.
  • Mantiene una buena higiene de los equipos de aire acondicionado. El mantenimiento adecuado de los acondicionadores de aire tiene un impacto directo en la salud de las vías respiratorias. Si los componentes de este equipo están sucios, la exposición a bacterias, humedad y alérgenos es mayor y puede causar enfermedades.

Ejercicio regular.

La actividad física regular es buena para la salud general del cuerpo. En el caso del tracto respiratorio, ayuda a que la flema adherida a los pulmones se desprenda y se elimine del cuerpo. Por tanto, las vías respiratorias se limpian eficazmente.

  • Si la práctica se realiza al aire libre, busque un área con poca o ninguna contaminación. Preferiblemente lugares donde no haya humos o humos nocivos.
  • Las personas con alergias deben evitar el ejercicio en zonas o épocas del año en las que estén presentes aquellos elementos que provocan alergias. Para quienes buscan un ejercicio más tranquilo, practicar yoga puede ser una de las opciones más exitosas. Es un deporte completo que favorece la respiración adecuada.

Dieta variada y equilibrada.

Una dieta equilibrada, con un mayor consumo de frutas y verduras, es beneficiosa para la salud en general. Estos tipos de alimentos son ricos en antioxidantes, que ayudan a mejorar la capacidad del sistema inmunológico para proteger al cuerpo de enfermedades e infecciones.

Califica este articulo

Deja un comentario