¿Puede el agua potable rica en minerales prevenir la hipertensión?

¿Puede el agua potable rica en minerales prevenir la hipertensión?

¿Podría la adición de calcio y magnesio al agua potable ser una forma práctica de reducir la presión arterial alta en las personas que viven en áreas donde el agua potable es deficiente en estos minerales?
indian woman drinking water

¿Podría el consumo de agua de alta salinidad ayudar a reducir la presión arterial?

Un estudio reciente ha vinculado el agua potable de mayor salinidad con la disminución de la presión arterial en personas que viven en una región costera de Bangladesh. Las fuentes de agua potable en la región pueden variar en salinidad debido a la afluencia de agua de mar.

Mientras que el agua de mayor salinidad contiene más sodio, que puede elevar la presión arterial, también tiene más calcio y magnesio. Los investigadores explican esto en un artículo de la Journal of the American Heart Association sobre el estudio.

“El calcio y el magnesio son protectores; disminuyen la presión arterial”, dice el autor principal del estudio Abu Mohammed Naser, que es becario postdoctoral de la Escuela Rollins de Salud Pública de la Universidad de Emory en Atlanta, GA.

Él y sus coautores atribuyen los hallazgos del estudio a que los beneficios del magnesio y el calcio superan los daños del sodio.

Datos sobre salinidad del agua, presión arterial limitada

La presión arterial alta, o hipertensión, es la “principal causa evitable” de muertes prematuras en todo el mundo, según un estudio de 2016 Circulation que estimó que 1.390 millones de personas vivían con esta enfermedad en 2010.

Tener la presión arterial demasiado alta aumenta la fuerza que la sangre circulante ejerce sobre las paredes de las arterias. Si la afección persiste, puede dañar el corazón y aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular y otros problemas de salud.

Este improbable culpable puede causar presión arterial alta resistente a los medicamentosUn estudio de veteranos varones vincula la acumulación de plomo en el cuerpo con un mayor riesgo de presión arterial alta que es difícil de tratar.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hay alrededor de 75 millones de adultos con presión arterial alta en los Estados Unidos, donde la afección contribuyó o causó más de 410,000 muertes en 2014.

El estudio de las personas que viven en las regiones costeras ofrece una forma útil de comparar los efectos de la salinidad variable del agua sobre la salud.

Naser y sus colegas señalan que las aguas subterráneas son la principal fuente de agua potable para más de mil millones de personas que viven en regiones costeras.

De esta población, alrededor de una quinta parte vive en zonas en las que el agua de mar fluye hacia las aguas subterráneas, lo que da lugar a diferentes niveles de mineralización.

Sin embargo, observan que los datos sobre “salinidad del agua potable, ingesta de minerales y salud cardiovascular de la población” son limitados.

El calcio y el magnesio $0027contrarrestan$0027 el sodio

Su análisis se basó en datos de dos estudios que habían realizado un seguimiento de personas en varias partes de la costa de Bangladesh. Las mediciones abarcaron períodos en los que la salinidad del agua potable variaba como resultado de los monzones y el clima seco.

El equipo encontró que las personas que bebían agua de salinidad leve o moderada tenían más sodio en la orina que las personas que bebían agua dulce de baja salinidad. Además, los que tenían niveles más altos de sodio urinario también tenían presión arterial sistólica más alta.

Además, el análisis reveló que los que bebían agua de salinidad leve y moderada tenían niveles más altos de calcio y magnesio en la orina. Tener niveles más altos de estos minerales tiene asociaciones con una presión arterial sistólica y diastólica más baja.

Por ejemplo, las personas que bebían agua “ligeramente salada” tenían una presión arterial sistólica media de 1,55 de mercurio (mm Hg) más baja y una presión arterial diastólica media de 1,26 mm Hg más baja que los que bebían agua dulce.

La presión arterial sistólica es la presión de la sangre en las arterias durante un latido cardíaco, mientras que la presión diastólica es la presión entre latidos cardíacos. La sistólica es típicamente el más alto de los dos números.

Los autores plantean la hipótesis de que los efectos[de la presión arterial] de[calcio] y[magnesio] contrarrestan los efectos nocivos de[sodio][…]”.

Citan estudios que han encontrado efectos similares en otras partes del mundo. Algunos de estos estudios han relacionado el consumo de agua rica en calcio y magnesio con una reducción de las muertes por causas cardiovasculares.

Demostrando el caso de fortificar el agua potable

El Dr. Robert M. Carey, que es profesor de medicina en la Universidad de Virginia en Charlottesville, ayudó a producir las últimas directrices sobre presión arterial de la American Heart Association (AHA) y el American College of Cardiology. No participó en el estudio e hizo algunos comentarios al respecto.

Señala que aunque las reducciones en la presión arterial no son grandes, son lo suficientemente grandes como para hacer una diferencia, y por lo tanto, estos resultados merecen mayor investigación.

Él continúa: “Creo que está bastante claro, a partir de muchos estudios diferentes, que una pequeña reducción en la presión arterial, hecha de manera consistente, puede tener un impacto importante en la reducción de las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares”.

Señala que el estudio no muestra que añadir calcio y magnesio al agua potable realmente reduzca la presión arterial. Es para más estudios, realizados en entornos clínicos, para investigar esto, explica.

Si las investigaciones posteriores establecen que fortificar el agua potable con calcio y magnesio puede reducir la presión arterial, entonces ese podría ser un enfoque completamente nuevo para tratar la hipertensión como un problema de salud pública.

La convención hasta ahora, explica el Dr. Carey, ha sido “esperar hasta que alguien se vuelva hipertenso” y luego proceder con cambios en el estilo de vida y tratamientos farmacológicos para ayudarles a controlar su presión arterial. “Creo que necesitamos hacer ambas cosas”, sugiere.

La AHA recomienda que las personas deben obtener las vitaminas y minerales que necesitan siguiendo una dieta saludable. La Academia de Nutrición y Dietética también apoya esto y no recomienda el uso de suplementos como una forma de protección contra las enfermedades crónicas.

Sin embargo, los investigadores señalan que la mayoría de las personas en los EE. UU. no cumplen con el consumo diario recomendado de minerales: no comen cantidades suficientes de los alimentos que son ricos en ellos.

Naser afirma que el agotamiento de los niveles de minerales en el suelo debido a la “sobreexplotación agrícola” y a la alteración de las precipitaciones por el cambio climático también puede ser un factor. La fortificación del agua potable con minerales beneficiosos podría compensar el déficit, sugiere.

También señala que el cuerpo absorbe mejor los minerales del agua potable que de los alimentos, donde su “biodisponibilidad” podría ser menor.

Los autores concluyen:

“Garantizar concentraciones óptimas de[calcio] y[magnesio] en el agua potable puede ser una importante intervención nutricional y de salud pública para garantizar el cumplimiento de los requisitos diarios de estos macrominerales esenciales, ya que las pruebas sugieren que, a nivel mundial, las concentraciones de estos minerales están disminuyendo en la dieta”.

Deja un comentario

Cerrar menú