¿Qué efectos tiene el alcohol en la salud?

¿Qué efectos tiene el alcohol en la salud?

Los efectos del alcohol en el cuerpo
El impacto del alcohol en el cuerpo comienza desde el momento en que se toma el primer sorbo. Aunque una copa de vino ocasional con la cena no es motivo de preocupación, los efectos acumulativos de beber vino, cerveza o licores pueden pasar factura.

Sigue leyendo para conocer los efectos del alcohol en tu cuerpo.

¿Qué efectos tiene el alcohol en la salud?
¿Qué efectos tiene el alcohol en la salud?

Una copa al día puede hacer poco daño a su salud en general. Pero si el hábito crece o si le cuesta dejar de beber después de una sola copa, los efectos acumulativos pueden acumularse.

Glándulas digestivas y endocrinas
Beber demasiado alcohol puede provocar una activación anormal de las enzimas digestivas producidas por el páncreas. La acumulación de estas enzimas puede provocar una inflamación conocida como pancreatitis. La pancreatitis puede convertirse en una afección a largo plazo y causar graves complicaciones.

Daño inflamatorio
El hígado es un órgano que ayuda a descomponer y eliminar las sustancias nocivas del cuerpo, incluido el alcohol. El consumo prolongado de alcohol interfiere en este proceso. Además, aumenta el riesgo de sufrir una inflamación crónica del hígado y una enfermedad hepática. La cicatrización causada por esta inflamación se conoce como cirrosis. La formación de tejido cicatricial destruye el hígado. A medida que el hígado se va dañando, le resulta más difícil eliminar las sustancias tóxicas del organismo.

Más información sobre las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol ”

Las enfermedades hepáticas son potencialmente mortales y provocan la acumulación de toxinas y residuos en el organismo. Las mujeres corren un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad hepática relacionada con el alcohol. El cuerpo de las mujeres es más propenso a absorber más alcohol y necesita más tiempo para procesarlo. Las mujeres también muestran daños en el hígado más rápidamente que los hombres.

Niveles de azúcar
El páncreas ayuda a regular el uso de la insulina y la respuesta del cuerpo a la glucosa. Cuando el páncreas y el hígado no funcionan correctamente, se corre el riesgo de experimentar un nivel bajo de azúcar en sangre, o hipoglucemia. Un páncreas dañado también puede impedir que el cuerpo produzca suficiente insulina para utilizar el azúcar. Esto puede provocar una hiperglucemia, o un exceso de azúcar en la sangre.

Si el cuerpo no puede gestionar y equilibrar los niveles de azúcar en la sangre, puede experimentar mayores complicaciones y efectos secundarios relacionados con la diabetes. Es importante que las personas con diabetes o hipoglucemia eviten el consumo excesivo de alcohol.

Sistema nervioso central
Una de las formas más sencillas de entender el impacto del alcohol en el organismo es comprender cómo afecta al sistema nervioso central. La dificultad para hablar es uno de los primeros signos de que ha bebido demasiado. El alcohol puede reducir la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. Esto hace que la coordinación sea más difícil. Puede que te cueste mantener el equilibrio. Nunca debes conducir después de haber bebido.

Como el alcohol provoca más daños en tu sistema nervioso central, puedes experimentar sensaciones de adormecimiento y hormigueo en los pies y las manos.

El consumo de alcohol también dificulta la creación de recuerdos a largo plazo por parte del cerebro. También reduce la capacidad de pensar con claridad y tomar decisiones racionales. Con el tiempo, pueden producirse daños en el lóbulo frontal. Esta zona del cerebro es responsable del control emocional, la memoria a corto plazo y el juicio, además de otras funciones vitales.

El abuso crónico y grave del alcohol también puede causar daños cerebrales permanentes. Esto puede provocar el síndrome de Wernicke-Korsakoff, un trastorno cerebral que afecta a la memoria.

Dependencia
Algunas personas que beben en exceso pueden desarrollar una dependencia física y emocional del alcohol. La abstinencia del alcohol puede ser difícil y poner en peligro la vida. A menudo se necesita ayuda profesional para acabar con una adicción al alcohol. Por ello, muchas personas recurren a la desintoxicación médica para conseguir la sobriedad. Es la forma más segura de garantizar que se rompe la adicción física. Dependiendo del riesgo de sufrir síntomas de abstinencia, la desintoxicación puede realizarse de forma ambulatoria o con hospitalización.

Los síntomas de la abstinencia del alcohol incluyen

ansiedad
nerviosismo
náuseas
temblores
presión arterial alta
latidos irregulares del corazón
sudoración intensa
En los casos graves de abstinencia pueden producirse convulsiones, alucinaciones y delirios.

Sistema digestivo
La conexión entre el consumo de alcohol y el sistema digestivo puede no parecer clara de inmediato. Los efectos secundarios suelen aparecer sólo después de que se hayan producido daños. Y cuanto más se beba, mayor será el daño.

Beber puede dañar los tejidos del aparato digestivo e impedir que los intestinos digieran los alimentos y absorban los nutrientes y las vitaminas. Como resultado, puede producirse desnutrición.

El consumo excesivo de alcohol también puede provocar

Grasa
hinchazón
sensación de plenitud en el abdomen
diarrea o heces dolorosas
Para las personas que beben en exceso, las úlceras o las hemorroides (debido a la deshidratación y el estreñimiento) no son infrecuentes. Y pueden provocar peligrosas hemorragias internas. Las úlceras pueden ser mortales si no se diagnostican y tratan a tiempo.

Las personas que consumen demasiado alcohol también pueden correr el riesgo de padecer cáncer. Las personas que beben con frecuencia son más propensas a desarrollar cáncer en la boca, la garganta, el esófago, el colon o el hígado. Las personas que beben y consumen tabaco con regularidad tienen un riesgo de cáncer aún mayorFuente de confianza.

Sistema circulatorio
El alcohol puede afectar al corazón y a los pulmones. Las personas que son bebedoras crónicas de alcohol tienen un mayor riesgo de sufrir problemas relacionados con el corazón que las personas que no beben. Las mujeres que beben tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón que los hombres que beben.

Las complicaciones del sistema circulatorio incluyen

presión arterial alta
latidos irregulares del corazón
dificultad para bombear la sangre por el cuerpo
derrame cerebral
ataque al corazón
enfermedad cardíaca
insuficiencia cardíaca
La dificultad para absorber las vitaminas y los minerales de los alimentos puede causar anemia. Se trata de una afección en la que el recuento de glóbulos rojos es bajo. Uno de los principales síntomas de la anemia es la fatiga.

Salud sexual y reproductiva
Puede pensar que beber alcohol puede reducir sus inhibiciones y ayudarle a divertirse más en la cama. Pero la realidad es muy distinta. Los hombres que beben demasiado son más propensos a sufrir disfunción eréctil. El consumo excesivo de alcohol también puede impedir la producción de hormonas sexuales y reducir la libido.

Las mujeres que beben demasiado pueden dejar de menstruar. Esto las expone a un mayor riesgo de infertilidad. Las mujeres que beben mucho durante el embarazo tienen un mayor riesgo de parto prematuro, aborto espontáneo o mortinato.

Las mujeres que beben alcohol durante el embarazo ponen en peligro al feto. Los trastornos del síndrome de alcoholismo fetal (FASD) son una grave preocupación. Otras afecciones son

dificultades de aprendizaje
problemas de salud a largo plazo
aumento de los problemas emocionales
anomalías en el desarrollo físico
Sistemas esquelético y muscular
El consumo prolongado de alcohol puede impedir que su cuerpo mantenga los huesos fuertes. Este hábito puede provocar el adelgazamiento de los huesos y aumentar el riesgo de fracturas en caso de caída. Y las fracturas pueden curarse más lentamente.

El consumo de alcohol también puede provocar debilidad muscular, calambres y, finalmente, atrofia.

Sistema inmunitario
El consumo excesivo de alcohol reduce el sistema inmunitario natural del organismo. Esto hace que sea más difícil para su cuerpo luchar contra los gérmenes y virus invasores.

Las personas que beben en exceso durante un largo periodo de tiempo también son más propensas a desarrollar neumonía o tuberculosis que la población general. Alrededor del 10% de todos los casos de tuberculosis en el mundo pueden relacionarse con el consumo de alcohol. El consumo de alcohol también aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, como el de boca, mama y colon. Haga clic aquí para conocer los fundamentos del alcoholismo. También puede leer sobre las etapas del alcoholismo y cómo reconocer una adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *