Qué saber sobre la relación entre la dieta y el cáncer

Qué saber sobre la relación entre la dieta y el cáncer

 

El cáncer es un grupo de enfermedades complejas que pueden tener muchas causas, desde la genética hasta la exposición a las toxinas. La dieta de una persona también puede jugar un papel en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Los investigadores afirman que aproximadamente el 20% de todos los cánceres en los Estados Unidos están relacionados con el exceso de peso, la inactividad física, la mala nutrición o el consumo excesivo de alcohol.

En este artículo, aprenda sobre los vínculos entre la dieta y el cáncer, así como qué comer para la prevención y recuperación del cáncer.

Alimentos que pueden aumentar el riesgo de cáncer

Hasta ahora, los estudios han encontrado difícil encontrar una relación directa entre la dieta de una persona y los riesgos de cáncer.

Los estudios no han demostrado que exista una relación sólida entre una dieta específica y si ésta puede aumentar o disminuir las probabilidades de que una persona contraiga cáncer.

Puede ser difícil encontrar vínculos directos entre el riesgo de cáncer y ciertos alimentos porque las personas comen una amplia variedad de alimentos y los cocinan y preparan de diversas maneras.

Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que comer ciertos alimentos podría cambiar el riesgo de cáncer de una persona. Estos alimentos incluyen

Alimentos procesados

Un estudio realizado en 2018 con más de 100.000 personas concluyó que existe una relación entre el consumo de alimentos ultra-procesados y un aumento significativo -más del 10%- del desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Los autores analizaron el consumo de alimentos altamente procesados, entre ellos:

  • panes y bollos empacados
  • bocadillos dulces o salados empaquetados
  • sodas
  • bebidas azucaradas
  • productos cárnicos procesados, como albóndigas o perros calientes empacados
  • sopas instantáneas
  • comidas preparadas
  • productos alimenticios hechos principalmente de azúcar, aceites y grasas
  • productos alimenticios con aceites hidrogenados, almidones modificados y aislados de proteínas

Carne roja y carne procesada

Algunas carnes pueden aumentar el riesgo de una persona de contraer cáncer.

Los autores de un meta-análisis de varios estudios sugirieron que el consumo regular de carne procesada podría causar un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Los autores no encontraron una relación entre el consumo de carne roja no procesada y el cáncer de vejiga.

De acuerdo con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, comer regularmente cualquier cantidad de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer de estómago y cáncer colorrectal.

Las carnes procesadas incluyen:

  • pavo en rodajas
  • bologna
  • tocino
  • jamón
  • perros calientes
  • otras carnes frías

Otra investigación ha encontrado que consumir más de 18 onzas, o tres porciones, de carne roja por semana, aumenta el riesgo de una persona de desarrollar cáncer colorrectal, o cáncer que afecta el colon o el recto.

Alcohol

Existe una fuerte evidencia de que el consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de una persona de padecer cáncer en ciertas áreas del cuerpo, incluyendo:

  • boca
  • faringe (garganta)
  • laringe (caja de voz)
  • hígado
  • esófago
  • pecho
  • colorrectum

Aunque los expertos no saben exactamente por qué el alcohol aumenta el riesgo de cáncer, podría deberse a las sustancias químicas en el alcohol que dañan el ADN o debilitan la capacidad del cuerpo para procesar y absorber nutrientes.

El American Institute for Cancer Research (AICR) afirma que el consumo de alcohol puede ser aún más dañino si una persona también fuma cigarrillos. Recomiendan no beber en absoluto o no tomar más de dos tragos al día para los hombres y un trago al día para las mujeres.

¿El sobrepeso afecta el riesgo de cáncer?

Tener un peso saludable puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Más de dos tercios de los adultos en los EE. UU. tienen sobrepeso o son obesos, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales.

Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de problemas de salud, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas, y también puede aumentar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer.

Los expertos creen que el exceso de peso puede causar ciertos tipos de cáncer por las siguientes razones:

  • Tener sobrepeso puede aumentar los niveles de insulina y el factor de crecimiento de insulina-1 (IGF-1).
  • La obesidad puede llevar a una inflamación crónica en el cuerpo.
  • Las cantidades más altas de grasa corporal aumentan los niveles de estrógeno en las células.
  • Las células grasas pueden cambiar los procesos corporales que están relacionados con el crecimiento del cáncer.

Las personas que tienen sobrepeso u obesidad pueden tener un riesgo más alto de estos tipos de cáncer:

  • pecho
  • colorrectal
  • endometrial
  • esofágico
  • vesícula biliar
  • riñón
  • pancreático
  • próstata
  • cuello uterino
  • ovario

Un médico puede ayudar a una persona a determinar un peso saludable para ella y cómo perder peso si es necesario. Una evaluación puede comenzar con un cálculo del índice de masa corporal (IMC) y mediciones de la cintura.

Aprenda más acerca de cuál es el rango de peso saludable por altura y edad aquí.

Los mejores alimentos para combatir el cáncerAprenda sobre los alimentos que combaten el cáncer, como las bayas y el pescado, en este artículo.

Posibles alimentos para combatir el cáncer

La evidencia más fuerte para la prevención del cáncer está en una dieta rica en frutas y verduras. Aunque los expertos no conocen las razones exactas de este efecto, especulan que los fitonutrientes que se encuentran en estos alimentos vegetales pueden ayudar con lo siguiente:

  • hormonas reguladoras, como el estrógeno, que pueden provocar ciertos tipos de cáncer
  • ralentizar el crecimiento de las células cancerosas
  • prevenir la inflamación, que puede conducir a cáncer y otras enfermedades
  • evitar el daño causado por los oxidantes, que alteran el ADN del cuerpo

Los cambios en la dieta no pueden prevenir todos los cánceres, pero comer muchas frutas y verduras ricas en nutrientes podría ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer.

Las AICR recomiendan:

  • acai berries
  • manzanas
  • frijoles y guisantes
  • moras
  • arándanos
  • zanahorias
  • cerezas
  • pimientos picantes
  • café
  • arándanos
  • vegetales de hoja verde oscuro, como espinacas, col rizada y acelgas
  • semillas de lino, molidas en lugar de semillas enteras para una mejor absorción
  • ajo
  • pomelo
  • uvas
  • frambuesas
  • nueces
  • granos enteros, como arroz integral, avena, cebada, mijo y en panes
  • calabaza de invierno

Muchos de los alimentos de esta lista son ricos en fibra. La fibra es esencial para una digestión saludable y puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon.

Tomar suplementos para prevenir el cáncer

Las vitaminas, minerales y antioxidantes pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer, pero las personas deben consumir alimentos enteros, no suplementos.

Los estudios no han encontrado que tomar vitaminas y otros suplementos ayude a reducir el riesgo de cáncer. De hecho, algunos estudios mostraron un efecto adverso cuando las personas tomaron ciertos suplementos.

El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer afirma que los suplementos de betacaroteno en dosis altas pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Otras investigaciones sugieren que las dosis altas de vitamina E pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

Dietas para las personas con cáncer

Una persona debe tratar de comer más comidas a base de plantas durante el tratamiento del cáncer.

No existe una dieta específica para las personas que tienen cáncer. Cada persona es diferente, y su tipo de cáncer y plan de tratamiento es único.

Algunas personas pierden peso durante el tratamiento del cáncer y necesitan calorías adicionales. Otras personas pueden tratar de perder peso para lograr una mejor salud durante el tratamiento.

Algunos tratamientos para el cáncer pueden provocar náuseas o experimentar otros efectos secundarios, por lo que es posible que deban ajustar su dieta para determinar qué alimentos no causan malestar estomacal.

Sin embargo, la Sociedad Americana del Cáncer recomienda estas pautas para las personas que se están sometiendo a tratamiento contra el cáncer:

  • Pruebe alimentos a base de plantas en lugar de carne unas cuantas veces a la semana.
  • Trate de comer 2½ tazas de frutas y verduras de colores todos los días.
  • Reduzca los alimentos de origen animal con alto contenido de grasa, como las carnes rojas y procesadas.
  • Limite los alimentos ahumados, curados con sal o encurtidos.
  • Trate de comer muchos bocadillos nutritivos y ricos en proteínas, incluyendo queso, yogur, nueces, cereales integrales, frijoles y sopa.
  • Si la persona necesita calorías adicionales, considere la posibilidad de tomar batidos y suplementos para reemplazar las comidas.

Un médico puede recomendar cambios dietéticos específicos para ayudar con los síntomas del cáncer o los efectos secundarios de sus tratamientos.

Por ejemplo, algunas personas pueden necesitar cambiar a alimentos bajos en fibra si tienen diarrea, calambres estomacales o problemas digestivos.

Las personas que tienen dolor de garganta pueden desear comer alimentos suaves y fáciles de tragar, como frutas y verduras cocidas.

 

Resumen

Consumir una dieta saludable no es una garantía de que una persona no desarrollará cáncer. Sin embargo, es una manera útil de reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer y prevenir otras enfermedades, como la enfermedad cardíaca y la diabetes tipo 2.

Con más evidencia emergente sobre la capacidad de lucha contra el cáncer de muchas frutas y verduras, el aumento de la ingesta de estos alimentos es una forma nutritiva y segura de reducir el riesgo de cáncer.

Deja un comentario

Cerrar menú