RUTAS DEL VINO DE PORTUGAL (PARTE 1)

RUTAS DEL VINO DE PORTUGAL (PARTE 1)

RUTAS DEL VINO DE PORTUGAL (PARTE 1)

0
Enviado por : Dom, 21 abril 2013, 19:07

>

Share0

A través de las rutas de los vinos de Portugal se pueden realizar magníficas excursiones y conocer un placer perfeccionado a lo largo del tiempo.

En el Norte, en el centro o en el Sur entramos en contacto con antiguos conocimientos y con regiones en las que el vino se cultiva desde tiempos inmemorables.

Adentrase en el paisaje y visitando las principales localidades, y los puntos de interés que se encuentran en el camino. Desde el Minho, verde y exuberante, donde el vino verde crece en parras, hasta las terrazas del Douro, la región delimitada más antigua del mundo, cuna del famoso Oporto.

En pleno centro de Portugal, las rutas de los vinos recorren ciudades y pueblos repletos de historia. Más al sur, las rutas más cercanas a la capital también ofrecen grandes placeres del mar. A lo largo del río Tajo, la ruta de Ribatejo ocupa muchas de las tierras fértiles inundadas por el río.

Finalmente, la ruta del vino Alentejo se extiende por las planicies de esta región, caracterizada fundamentalmente por el calor y la fuerza de sus tierras. Probar la deliciosa gastronomía portuguesa, en la que cada plato tiene un vino específico para acompañarlo.

 

>VINOS DE RIBATEJO Y OESTE

En torno al Tajo, los vinos de Ribatejo se extienden desde Lisboa hasta Zêzere y los del oeste se aproximan a las playas.

La calidad de los vinos de Ribatejo se debe a la fertilidad, donde también pastan toros y caballos, almas de las corridas y festejos de estos lugares.

En Santarém, capital del gótico en Portugal, deleite la vista sobre la superficie extensa del río. A la vuelta, monumentos y bonitas localidades son testigos de la permanencia de la realeza en épocas pasadas. El gracioso Castillo de Almourol sobre una pequeña isla y Contância, en la confluencia del Tajo con el Zêzere, te dejaran seducido.

La naturaleza dotó a la región  de Reservas Naturales ( del Estuario  del Tajo y del Paul do Boquilobo), grutas calcáreas ( San António de Alvados) y cursos de aguas ideales para deportes náuticos, como la apacible presa de Castelo de Bode. En las inmediaciones, la preciosa ciudad de Tomar custodia la valiosa joya manuelina del Convento de Cristo.

Más cerca del litoral se producen otros vinos para degustar mientras conoces otras variedades de uvas blancas también a su espera: el puerto de pesca de Peniche, el Cabo Carvoeiro, las islas Berlangas, o la turística villa medieval de Óbidos. Forman parte de la Ruta del Vino del Oeste, se extiende desde Ribatejo hasta las vastas playas de encanto, como Santa Cruz o Baleal.

Regálese los sentidos: mientras descansas la vista sobre el azul del mar, acompañado de un buen blanco fresco con el sabroso marisco de la región.

VINOS DE BUCELAS

Muy cerca de Lisboa, conozca un patrimonio precioso y vinos de primera calidad.

Los vinos de Colares y Bucelas permiten conocer una de las zonas  más bonitas alrededor  de la ciudad.

Los tintos de Colares se cultivan en la verde Sierra de Sintra, marcada por magníficos palacios. La Unesco clasificó la simbiosis entre bosque y monumentos como Paisaje Cultural de la Humanidad y los viñedos se extienden por el Parque Natural de Sintra –  Cascais hasta las playas y el mítico Cabo de Roca, punto más occidental del continente europeo.

Desde ahí o desde el Palacio de Queluz, nos encaminamos hasta el monumental Convento de Mafra, ambos de obligada visita, y continuamos hasta la zona rural de Bucelas. Su vino una de los mejores blancos portugueses.

En la margen sur del Tajo podemos descubrir otros tesoros en la Ruta del Vino de la Costa Azul, siempre cerca del mar. Empezamos por visitar Palmela y continuamos hacia los dos pueblecitos de Azeitão, donde se producen vinos de primera categoría en Quinta da Bacalhao y en las Bodegas José Maria da Fonseca. No se debe olvidar pasar por aquí sin catar el Moscatel de Setúbal.

Respire la fuerza del mar en Cabo de Espichel, para descansar o contemplar la tranquila bahía de Sesimbra. Tras haber subido a la Sierra de Arrábida y a su Parque Natural – panorama que no hay que perderse – y terminamos en Setúbal con  un pescado a la parrilla para apaciguar las emociones.

AZORES: VINO VERDEJO.

¿ Has pensado en probar un vino que crece en roca basáltica? Parece raro que semejante condiciones produzcan un caldo delicioso, pero la verdad es que, en tiempos pasados, este vino iba directamente a la mesa de los Zares de Rusia.

La cultura de la viña en la Isla de Pico comenzó a finales del S.XV, cuando se empezó a poblar la isla. Gracias al suelo volcánico, rico en nutrientes y un micro clima seco y cálido de las cuestas, las viñas de casta verdejo consiguieron condiciones excepcionales para madurar. Por ello este vino adquirió una característica propia, en el paisaje que se inserta, profundamente trabajado por el hombre para convertir la roca en tierra arable. Hoy forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad.

En la visita a Pico, éste será una de los punto  de mayor  interés de la Isla, en cuyo paisaje destacan pequeños cuadriláteros con muros de piedra basáltica.

VINO DE MADEIRA

Se cuenta que antes de que la Isla de Madeira fuera conocida por los hombres ya era escenario de las más animadas fiestas en honor al caldo de los Dioses. ¡Un verdadero paraíso vinícola!.

Apreciado en el mundo entero, este “néctar” es uno de los ex – líbris de la Isla de Madeira. Escogido para celebrar la Independencia de Estados Unidos en 1776, elogiado por Shakespaere, apreciado por reyes, príncipes, generales y exploradores, el vino de Madeira es sin duda, un autentico tesoro.

Aunque existen más de 30 castas distintas, las más nobles son:  Sercial, Boal, Verdelho y Malvaía. Entre los secos  cabe destacar la Sercial ideal como aperitivo, ligero y muy perfumado y de color claro. Verdelho delicado y bastante perfumado y de color dorado, es el más indicado para acompañar las comidas. Semidulce, suave, noble, aterciopelado y de color dorado oscuro es el Boal es el más recomendado entre el aso y los postres.

Entre las comidas y los postres pocos son los que se resisten al Malvasía. Es un vino dulce, con cuerpo, de perfume intenso y color rojo.

Descubrir como el suelo y el clima únicos de la Isla de Madeira contribuye a la distinción inigualable del vino de Madeira. Deslumbrarse con los viñedos cultivados a mano en pequeños bancales de tierra soportados por paredes de piedras en las pendientes de las montañas.

Si pueden, visten Madeira en Septiembre, ya que se puede participar en las vendimias y en la fiestas del Vino de Madeira.

MARIAN ACEDO (EXPERTA EN VINOS) RUTAS DE VINOS POR LAS DIFERENTES DENOMINACIONES DE ORIGEN TANTO A NIVEL NACIONAL COMO MUNDIAL, VINOS ECONÓMICOS EN TIEMPOS DE CRISIS Y VINO TERAPIA

 

> 

 

Share0

Deja un comentario

Cerrar menú