Simplemente ver espacios verdes, puede ayudar a reducir los antojos

Simplemente ver espacios verdes, puede ayudar a reducir los antojos

Pasar tiempo en la naturaleza trae muchos beneficios para la salud física y mental, pero un nuevo estudio sugiere que incluso el sólo hecho de poder ver la naturaleza desde la ventana de su habitación podría ayudar a su salud. De acuerdo con este estudio, tener una vista de la vegetación desde su casa puede reducir los antojos insalubres.

Una buena vista de la naturaleza desde la comodidad de su propio hogar reduce los antojos insalubres, según un nuevo estudio.

El contacto con la naturaleza puede ayudar a mejorar y mantener nuestra salud, según la investigación científica.

El año pasado, por ejemplo, un ensayo controlado aleatorio encontró que pasar tiempo caminando en la naturaleza ayudó a reducir los niveles de cortisol (hormona del estrés) y a mejorar significativamente el estado de ánimo.

Y, a principios de este año, un estudio que cubrimos en Medical News Today concluyó que incluso el simple hecho de tener acceso a espacios verdes a lo largo de la infancia redujo el riesgo de que una persona desarrollara problemas de salud mental más adelante en su vida.

Ahora, investigaciones de investigadores de la Universidad de Plymouth en el Reino Unido sugieren que el disfrute pasivo de los espacios verdes – por ejemplo, poder ver los árboles en el jardín trasero desde la ventana de su dormitorio – puede ayudar a reducir la frecuencia e intensidad de los antojos con efectos potencialmente dañinos, como los de los bocadillos insalubres, el alcohol o el tabaco.

La autora principal Leanne Martin y sus colegas presentan sus hallazgos en un artículo de estudio que aparece en la revista Health & Place .

“Desde hace tiempo se sabe que estar al aire libre en la naturaleza está relacionado con el bienestar de la persona. Pero, que exista una asociación similar con los antojos por el simple hecho de poder ver espacios verdes añade una nueva dimensión a la investigación previa”, dice Martin, para quien la investigación actual era parte de un proyecto de maestría.

“Este es el primer estudio en explorar esta idea, y podría tener una serie de implicaciones tanto para la salud pública como para los programas de protección ambiental en el futuro”, agrega.

 

Una vista verde para una mejor salud

Para este estudio, los investigadores encuestaron a 149 participantes de entre 21 y 65 años, preguntándoles si habían estado expuestos a la naturaleza y de qué manera. También preguntaron a los participantes sobre la frecuencia e intensidad de sus antojos insalubres, así como sobre cómo éstos afectaban su salud emocional.

Como parte de la encuesta, el equipo también analizó la proporción de espacios verdes presentes en el vecindario de cada participante, el acceso a vistas verdes desde su casa, su acceso a un jardín personal o comunitario, y la frecuencia con la que utilizaban los espacios verdes públicos.

Martin y sus colegas encontraron que las personas que tenían acceso a un jardín – ya sea privado o comunitario – reportaron antojos más infrecuentes y menos intensos, y las personas cuyas opiniones desde sus casas incorporaban más de un 25% de espacio verde describieron beneficios similares.

Los investigadores notaron que los participantes en cuestión obtuvieron estos beneficios independientemente de su nivel de actividad física, que los investigadores tomaron en cuenta.

Derrotar los antojos de alimentos insalubres en 2 minutos¿Podría este fácil enfoque ayudar a la gente a suprimir sus antojos de alimentos insalubres?

Según los autores del estudio, los hallazgos actuales se suman al conjunto de pruebas que demuestran que el acceso a la naturaleza afecta positivamente a diferentes aspectos de la salud.

“El antojo contribuye a una variedad de conductas perjudiciales para la salud, como fumar, beber en exceso y comer de forma poco saludable. A su vez, éstos pueden contribuir a algunos de los mayores desafíos de salud mundial de nuestro tiempo, incluyendo el cáncer, la obesidad y la diabetes. Mostrar que un menor antojo está ligado a una mayor exposición a los espacios verdes es un primer paso prometedor”.

La coautora del estudio, Sabine Pahl, Ph.D.

Sin embargo, los investigadores señalan que el estudio actual no ha verificado si la asociación entre el acceso a las vistas naturales y los antojos más bajos es realmente una relación causal. Este, dicen, debe ser el siguiente paso de la investigación.

“Las investigaciones futuras deben investigar si los espacios verdes pueden ser utilizados para ayudar a las personas a resistir los antojos problemáticos, permitiéndoles manejar mejor los intentos de dejar de fumar en el futuro”, dice Pahl.

Deja un comentario

Cerrar menú