¿Son los grillos y otros espeluznantes bichos la nueva supercomida?

¿Son los grillos y otros espeluznantes bichos la nueva supercomida?

En muchas culturas alrededor del mundo, los insectos y los arácnidos forman una parte normal de la dieta de una persona. En los Estados Unidos y Europa, sin embargo, tendemos a considerar tales “delicadezas” con desconfianza. ¿Puede la evidencia científica que sugiere que los insectos son más saludables y nutritivos que otros alimentos cambiar nuestras mentes?

¿Te gustaría un grillo frito? Una nueva investigación sugiere que tienen un gran poder antioxidante.

Los insectos comestibles tienen el valor de mercado más alto en las regiones de Asia y el Pacífico, según informes recientes. Sin embargo, los mismos informes indican que su valor está aumentando en los Estados Unidos.

La mayoría de las personas en los países occidentales pueden pensar que los insectos y otros insectos espeluznantes, como las arañas o los escorpiones, no tienen cabida en sus comidas diarias porque tienen una mala reputación como intrusos asustadizos de las casas. Sin embargo, los científicos sugieren que deberíamos tener una mentalidad más abierta a la hora de incluir estas criaturas en nuestra dieta.

Por ejemplo, apenas el año pasado, un ensayo clínico de la Universidad de Wisconsin-Madison descubrió que comer grillos podría mejorar el microbioma intestinal de una persona.

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Teramo en Italia ahora muestran que los insectos tienen un alto contenido de antioxidantes, que son sustancias naturales que ayudan a mantener la salud celular.

Esto podría significar que los insectos podrían hacer un mejor trabajo de apoyo a nuestra salud que las frutas y verduras, convirtiéndose potencialmente en los próximos superalimentos – aunque este es un término que algunos nutricionistas tienden a evitar, argumentando que puede ser engañoso.

“Al menos 2.000 millones de personas -la cuarta parte de la población mundial- comen insectos con regularidad”, señala el autor principal del estudio, el profesor Mauro Serafini. Sin embargo, admite, “el resto de nosotros necesitará un poco más de aliento.”

Hasta ahora, los investigadores han llevado a cabo su investigación in vitro, y reportan sus hallazgos en un documento de estudio que aparece en la revista Frontiers in Nutrition .

 

¿Grillos por una patada antioxidante?

Con el presente estudio, los investigadores se han propuesto cuantificar por primera vez el potencial de salud de los insectos comestibles y otros invertebrados comestibles mediante la evaluación de su contenido de antioxidantes.

“Los insectos comestibles son una excelente fuente de proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, minerales, vitaminas y fibra. Pero hasta ahora, nadie los había comparado con los alimentos funcionales tradicionales, como el aceite de oliva o el zumo de naranja, en términos de actividad antioxidante”, señala el profesor Serafini.

El equipo adquirió y analizó 12 insectos comestibles diferentes, así como dos tipos de invertebrados. Estos eran: gusanos de harina, gusanos de búfalo, larvas de gusano de palma, cigarras nocturnas, hormigas negras, orugas africanas, gusanos de seda, saltamontes, grillos, mini grillos, chinches gigantes, ciempiés gigante amazónico, tarántulas cebra tailandesas y escorpiones negros.

Para averiguar el contenido antioxidante de los insectos y arácnidos, los investigadores los molieron y luego los separaron en contenido liposoluble y contenido hidrosoluble después de haber eliminado cualquier parte no comestible, como las alas o las picaduras. Finalmente, probaron cada una de las partes comestibles para ver qué tan ricas eran en antioxidantes.

3 bichos espeluznantes que pueden revolucionar la saludAprende cómo los insectos y otros invertebrados pueden cambiar la investigación clínica para mejor.

El Prof. Serafini y su equipo encontraron que, en algunos casos, los insectos vencen a las naranjas -que tienen un alto contenido de antioxidantes- y a otros alimentos saludables.

En particular, los extractos solubles en agua de saltamontes, gusanos de seda y grillos tienen cinco veces el poder antioxidante del jugo de naranja fresco, que los nutricionistas valoran por su alto contenido antioxidante.

Además, el contenido liposoluble de gusanos de seda, cigarras nocturnas y orugas africanas tiene el doble del poder antioxidante del aceite de oliva.

Cuando se trata del nivel total de polifenoles (antioxidantes), los investigadores notan que los saltamontes, las hormigas negras y los gusanos de la harina son los que contienen la mayor cantidad. Al mismo tiempo, las tarántulas cebra tailandesas, los escorpiones negros y los chinches de agua gigantes tienen poco que ofrecer.

“Hay una tendencia clara: los vegetarianos (invertebrados que se alimentan estrictamente de plantas) tienen una capacidad antioxidante notablemente mayor”, dice el profesor Serafini.

 

¿Supercomidas o… perdidas en la digestión?

Los investigadores explican que sus hallazgos actuales son muy prometedores; si los insectos realmente son mejores fuentes de nutrientes, esto podría ayudar a abordar el problema mundial de la sostenibilidad de los alimentos, argumentan.

“Nuestros resultados muestran que los insectos e invertebrados comestibles son una fuente óptima de ingredientes bioactivos y de proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos de alta calidad, junto con un bajo impacto ambiental, destacando su importancia como nuevos alimentos sostenibles desde el punto de vista nutricional, funcional y ecológico”, escriben los científicos en su artículo.

Sin embargo, el equipo también advierte que aún no han probado la eficacia y seguridad de los antioxidantes derivados de insectos en humanos.

“La eficiencia in vivo de los alimentos ricos en antioxidantes depende en gran medida de la biodisponibilidad[eficacia de una sustancia una vez que entra en el cuerpo] y de la presencia de un estrés oxidativo continuo[un factor clave que contribuye al daño celular]”, explica el profesor Serafini.

El siguiente paso para los investigadores será confirmar si el comer insectos realmente ofrecerá un saludable golpe antioxidante a los humanos, o si las mejores partes de estos bichos comestibles se pierden en la digestión.

Sin embargo, el Prof. Serafini y su equipo también argumentan que los criadores de insectos podrían ser capaces de alimentar a criaturas adecuadas para el consumo humano con una dieta que los haga más saludables.

“En el futuro, también podríamos adaptar los regímenes dietéticos para la cría de insectos con el fin de aumentar su contenido de antioxidantes para el consumo animal o humano.”

Prof. Mauro Serafini

Deja un comentario